Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oliu (Banco Sabadell) pide reducir el paro al 10% con más inserción y menos subsidios

El banco prevé que España crezca un 2,2% en 2016, con un paro del 20,8% y una inflación del 0,4%
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha defendido que el paro es el principal problema que le queda por abordar a España, y ha pedido a las administraciones públicas un plan para llegar a un 10% de paro --actualmente es superior al 22%-- que pase por más políticas activas de empleo y menos subsidios de desempleo.
En una conferencia sobre perspectivas económicas para 2016 en la Cámara de Comercio de Sabadell, ha sostenido que "el subsidio de paro continuado es un incentivo negativo para la generación de empleo" y que se debe encontrar un equilibrio con la protección social.
"Combinar políticas activas de empleo, de las que todo el mundo habla pero yo nunca he visto de manera efectiva en ninguna autonomía, y reducción de subsidios de paro puede llevar a una mejor efectividad de nuestra economía", ha afirmado.
Ha opinado que el descontento de la sociedad española procede de los elevados niveles de paro, y que lo que se debe subsidiar es "el empleo, a que se trabaje", con unas políticas a medio y largo plazo que requieren paciencia.
Así ha abogado por medidas estructurales, y ha augurado que "los países que no tengan la visión o paciencia para aplicar políticas a medio y largo plazo para mejorar la competitividad serán los perdedores", lo que, además de al empleo, ha apuntado que se debe aplicar a la educación, de forma que vaya enfocada a las necesidades del sistema productivo y a la eficacia del sector público.
También ha indicado que los países que se han desendeudado más son los que mejor se comportan ahora, y que "la austeridad cuesta, pero al final la austeridad que se ha practicado en España estos últimos seis años ha llevado a una situación significativamente mejor desde la perspectiva internacional".
FISCALIDAD Y EXPECTATIVAS
Ha reconocido que la política fiscal está condicionada por los elevados niveles de deuda pública, por lo que hay poco margen para rebajar presión, pero ha expuesto que se puede mejorar la efectividad de lo recaudado haciendo que "en vez de ir al despilfarro vaya al impulso de la economía; que en lugar de tener un destino arbitrario vaya a proyectos más productivos".
Las perspectivas de Banco Sabadell para la economía española en 2016 son peores que las apuntadas por el Fondo Monetario Internacional en octubre y el Banco de España en diciembre, aunque Oliu ha calificado de buenas las expectativas porque indican una senda de recuperación tras los años de crisis, pese a que el crecimiento será inferior al de 2015 en España y en todo el mundo.
Oliu ha explicado que en 2008 hubo crisis financiera, en 2012 de fiabilidad, y ahora hay crisis global de expectativas de crecimiento, lo que desincentiva las inversiones productivas.
Con todo, el banco estima que el PIB español crecerá un 2,2% en 2016 --lo que permite crear empleo--, frente al 3,1% previsto para 2015, y que la tasa de paro se situará en el 20,8% --22,3% en 2015--, mientras que la inflación registrará una variación interanual del +0,4%, frente al -0,6% de 2015.