Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Opel niega que se vayan a reducir 7.600 puestos de trabajo en Alemania

El fabricante de vehículos Opel, filial del grupo estadounidense General Motors (GM) ha negado tajantemente que su plan de saneamiento contemple la eliminación de 7.600 puestos de trabajo en Alemania como asegura hoy un rotativo de este país.
Un portavoz de Opel subrayó que, como ya se anunció esta semana, el plan de saneamiento presentado al Gobierno alemán habla de reducir 3.500 puestos de trabajo en las factorías de toda Europa.
Añadió que Opel confirma además los planes para que la plantilla de la empresa contribuya a que los costes de personal se reduzcan en 1.000 millones de euros sin recurrir a despidos forzosos.
Asimismo desmintió que el plan de rescate para Opel se haya llevado a cabo sin contar con General Motors, ya que, como propietario de la firma alemana, General Motors está presente en el Consejo de Control y Vigilancia de su filial en Alemania.
Por otro lado, un alto funcionario del poderoso sindicato gremial IG-Metall ha advertido que una posible declaración de insolvencia de Opel pondría en peligro 400.000 puestos de trabajo en el sector del automóvil en toda Europa.
En declaraciones al diario "Berliner Zeitung", Armin Schild, jefe de IG-Metall en la región industrial de Fráncfort, subraya que la quiebra de Opel afectaría en igual medida a otros fabricantes europeos y las empresas de suministros del sector.
La consecuencias de una declaración de insolvencia de Opel sería mas caras que las ayudas económicas que la empresa automovilística ha solicitado del Gobierno alemán, afirma Schild.
Finalmente y tras la reunión esta madrugada de los partidos que forman la coalición de Gobierno alemana, el líder parlamentario socialdemócrata, Peter Struck, declaró a la prensa que el Gobierbo germano ayudará en lo posible a mantener los puestos de trabajo en Opel.
"Ha habido consenso en que debemos hacer lo posible para salvar puestos de trabajo", dijo Struck, mientras su homólogo en la CDU, Volker Kauder, comentó que el Gobierno va a intensificar sus conversaciones con la dirección de Opel para desarrollar junto un concepto para el rescate de la empresa automovilística.
"Teneos la impresión de que hay que ayudar algo mas para desarrollar un concepto. Y pensamos hacerlo", dijo Kauder en declaraciones al informativo matinal de la cadena pública alemana de televisión ARD.
Sin embargo subrayó que los planes presentados hasta ahora por la dirección de Opel, en los que solicita 3.300 millones de euros de ayudas oficiales, no son suficientes para hacer una valoración definitiva de la situación, ya que "hay todavía demasiadas cuestiones abiertas".
Pese a todo afirmó que "no vamos a comportarnos como meros observadores y decir 'trabaja', sino que el Gobierno federal apoyará intensamente a la dirección de Opel a la hora de buscar un concepto" para el rescate de la empresa.