Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

P&G gana un 34,3% menos en su primer trimestre fiscal y separará Duracell en una empresa independiente

El fabricante estadounidense de productos de consumo Procter & Gamble (P&G) obtuvo en su primer trimestre fiscal un beneficio neto de 1.990 millones de dólares (1.572 millones de euros), un 34,3% menos que los 3.027 millones de dólares (2.391 millones de euros) que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior, informó la empresa, que ha anunciado la escisión de su negocio de baterías Duracell en una empresa independiente.
La facturación de la compañía propietaria de marcas como Braun, Pantene o Ariel alcanzó en los tres primeros meses de su ejercicio, que concluyó el pasado 30 de septiembre, los 22.280 millones de dólares (17.599 millones de euros), un 0,2% menos que los 22.830 millones de dólares (18.033 millones de euros) de hace un año.
El consejero delegado de la compañía, A.G. Lafley, destacó que los resultados del primer trimestre están en línea con sus expectativas, a pesar de un entorno operativo "muy complicado", y mantienen a la compañía en la senda adecuada para cumplir con sus compromisos financieros para todo el ejercicio.
"Continuamos acelerando e incrementado nuestros ahorros en productividad, mejorando nuestras estrategias y fortaleciendo nuestra cartera centrándonos en nuestras mayores oportunidades. La desinversión en cuidado de mascotas y la escisión del negocio de baterías nos permitirán centrarnos más en estos esfuerzos", agregó.
En este sentido, la compañía recuerda que en este trimestre completó sus planes para abandonar el negocio del cuidado de mascotas con la venta en julio de su división en Americas a Mars en Estados Unidos y Asia y el acuerdo para vender su división europea a Spectrum Brands alcanzado en septiembre.
Por otro lado, explica que la decisión de escindir Duracell, que adquirió en 2005, en una empresa independiente es coherente con sus planes para centrarse y fortalecer su marca y su cartera de categorías con el fin de maximizar el valor para los accionistas.
Esta operación se desarrollará en dos fases. La primera es la venta de su participación en una 'joint venture' en el negocio de baterías con sede en China y la segunda la escisión de Duracell, que, aunque no hay ninguna decisión definitiva tomada, se hará creando una empresa independiente.
En caso de que se produzca esta escisión en una compañía independiente, los accionistas de P&G tendrá de derecho a canjear algunas, ninguna o todas sus acciones por los títulos de Duracell.