Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La PMcM aplaude la eliminación de disposiciones que permitían alargar el pago en la Ley de Financiación

La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) ha valorado que el Gobierno haya eliminado las disposiciones relativas a la morosidad que figuraban en el Proyecto de Ley de Fomento de Financiación Empresarial y que pretendían alargar los plazos de pago si había una cesión del crédito a un tercero, según ha destacado en un comunicado.
En concreto, estas disposiciones permitían a las empresas pagar su deuda comercial más allá de los 60 días fijados por ley, siempre y cuando hubiera un acuerdo entre el deudor y el acreedor para ceder la deuda a un tercero, quien abonaría el pago en plazo.
Así, el presidente de la PMcM, Antoni Cañete, ha asegurado que se trata de "un avance esencial en la batalla contra la morosidad" y que "el Gobierno va en la buena dirección".
No obstante, ha matizado que "queda mucho camino por recorrer en la batalla contra la morosidad" y ha insistido en la necesidad de "avanzar" en el compromiso de crear de un régimen sancionador que normalice los pagos entre compañías.
En este setnido, la PMcM ha recordado que el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, se ha comprometido a implantar medidas sancionadoras a las empresas que incumplan los plazos de pago, antes que finalice este año.
Así, el régimen sancionador presentado por la PMcM en la Comisión de Trabajo para este asunto plantea multas de hasta 900.000 euros para las faltas muy graves y cierres temporales de un año a las empresas que acumulen 3 infracciones severas.
Además, la PMcM ha presentado a Montoro otras herramientas para reducir de forma efectiva la morosidad, entre las que se encuentra la implantación de medidas no coercitivas de intermediación extrajudicial y la creación de un mecanismo que asegure que los contratistas paguen a sus subcontratados, y de un Observatorio contra la Morosidad.