Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP y CiU acuerdan pedir al Gobierno que active el programa de competitividad para pymes reclamado desde mayo

El PP y CiU han acordado conminar al Gobierno a que ponga en marcha el conjunto de medidas de impulso industrial que el Pleno del Congreso aprobó reclamarle el pasado mes de mayo, incluyendo el programa de competitividad para pymes, y que el Ejecutivo debía presentar en un plazo máximo de tres meses.
En mayo, los nacionalistas catalanes pactaron con los 'populares' una moción con la que se reclamaban medidas de integración, apoyo y transferencia de conocimiento a las pymes, así como la promoción de un código de valores en el marco del I+D+i e incentivos para su participación en licitaciones de contratos públicos, especialmente en las compras públicas innovadoras.
Sin embargo, han pasado los tres meses previstos sin que se tenga noticia de este Programa de Competitividad para Pymes, y por eso CiU decidió volver a presentar el asunto al ministro de Industria, José Manuel Soria, a través de una interpelación.
En la moción a que ha dado lugar ese debate, el grupo que lidera Josep Antoni Duran i Lleida exigía entre otras cosas el cumplimiento del compromiso, un punto que previsiblemente se mantendrá en el texto que negocian CiU y el PP, y que será votado por el Pleno este jueves.
REBAJA DE LAS PRETENSIONES
Según el borrador de la transaccional, al que ha tenido acceso Europa Press, la moción conservará prácticamente todas las reclamaciones de los nacionalistas catalanes, pero en muchos casos rebajando sus pretensiones. Así, en lugar de pedir al Gobierno un plan específico de rehabilitación, se le insta a seguir impulsando estas políticas, como también el alquiler de viviendas.
Lo mismo sucede con el emplazamiento a agilizar la tramitación de visados de negocio o los cambios en materia concursal, en los que sólo se pediría seguir avanzando. Tampoco se reclamarían partidas presupuestarias concretas para renovar destinos turísticos ni para mantener o crear nuevos paseos marítimos en los destinos más frecuentados, ni se haría referencia al impulso de otros tipos de turismo como el urbano, el natural o el de montaña, sino que la moción sólo mencionaría el refuerzo del turismo urbano.
No obstante, sí se negocia incluir algunas precisiones sobre el respeto a las competencias de las comunidades autónomas tanto en materia turística como industrial, y en su colaboración en cualquier política de impulso de estos sectores. Igualmente, se eliminaría la referencia al refuerzo de los mecanismos de emisión de visados turísticos, prestando especial atención al mercado ruso, y sólo se instaría al Gobierno a "seguir apoyando al grupo de trabajo de gestión de visados" que ya se ha creado.
Por último, se reclamaría al Ejecutivo que trabaje para aprovechar al máximo los fondos europeos destinados al crecimiento y la competitividad industrial, y que ayude a frenar la oferta ilegal vía Internet de apartamentos turísticos.
POLÍTICA PRIORITARIA
Durante el debate de la moción, Inmaculada Riera, de CiU, ha reclamado que el apoyo a la industria y el turismo sea "una política prioritaria" porque son dos de los ejes sobre los que se está sustentando la recuperación. "Y la atención a la industria en esta legislatura no ha sido la debida, más allá de sectores concretos como el de automoción, ni en la política presupuestaria ni en la fiscal ni en la energética", ha lamentado.
Por eso, ha reiterado que el objetivo último de la moción es que se preste "una especial atención a los sectores con un efecto tractor y un mayor componente innovadora" y que se creen el "marco y los mecanismos adecuados de apoyo a la competitividad y la innovación de las pymes", contando para ello con el sector y las comunidades autónomas.
Por su parte, el 'popular' Guillermo Mariscal ha comenzado destacando que "acometer la reindustrialización de España es un objetivo que enarbola desde el principio el ministro José Manuel Soria y que es compartido por todos". "Es necesario revertir la situación heredada y fortalecer la industria. No es hora de hablar de lo que no hicimos o de lo que hicimos mal, sino de encarar el futuro con ganas para cambiar la inercia en la que estábamos", ha señalado.
"El futuro será siempre de los países con mayor dotación de capital tecnológico y humano, y la industria aglutina el 48% del I+D+i español. Queremos profundizar en su efecto tractor", ha añadido, recordando por último la importancia del turismo en la economía nacional y la necesidad de diversificar su oferta y seguir potenciándolo.
EL GOBIERNO NO HA HECHO SU TRABAJO
El socialista Román Ruiz ha afirmado que "el PP ha carecido de visión global y estratégica de política industrial con objetivos a corto, medio y largo plazo" durante lo que va de legislatura, y ha rechazado sumarse ahora a un "postureo" propio del "último año de legislatura" limitado a reclamar al Gobierno que "siga avanzando" en un trabajo que "no ha hecho en estos tres años".
"Apoyaríamos la moción original de CiU, o un acuerdo que contemplara básicamente lo que reflejaba la moción de mayo. Lo que no aceptaremos ahora son transaccionales que pidan seguir impulsando, porque eso es reconocer que el Gobierno está haciendo su trabajo, y en estos tres años no lo ha hecho", ha dicho.
Por su parte, el portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella, cree que la moción es "bienintencionada" y "oportuna para crear un debate" pero ha recordado que España "no tiene capacidad" para hacer una política económica e industrial propia, ya que ha "renunciado" a esa posibilidad "a favor de oscuros clubes" como la troika, que "son los que deciden si se hace una cosa u otra".
Por eso, para poder cambiar realmente la política industrial, turística o económica en general, "hace falta construir un nuevo modelo de país donde la economía se ponga al servicio de las personas". "Pero eso implica cambiar muchas cosas: el modelo económico, el modelo de relaciones de la UE o la política (de gestión) del euro", ha advertido.
PROBLEMAS COMPETENCIALES
El portavoz adjunto de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, ha reconocido su "sorpresa" con un texto que "toca gran cantidad de cosas distintas, incluso competenciales", pasando de emplazamientos generales al Gobierno a medidas "con un nivel de detalle" muy afinado.
Pero, además, ha criticado que "un grupo que promueve la secesión de su territorio, creando graves dificultades económica al país, luego promueva medidas a favor de la reactivación económica de ese mismo país". "Es un sarcasmo que presentan un plan de reactivación de la economía, que luego se tropieza con problemas de naturaleza puramente política", ha añadido.
El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, ha recordado que "la política industrial y turística son competencias autonómicas". "No es sólo una cuestión legal, sino que tiene todo el sentido de eficiencia económica: no es posible implementar una política industrial y turística sin conocer la realidad socioeconómica", ha insistido, justificando su intención de abstenerse en que mencionar la colaboración con las comunidades en el texto no garantiza el respeto al reparto competencial.