Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP y la abogada de Haidar piden al Gobierno que asuma sus errores y exculpan a la Policía

El PP y la abogada de la activista saharaui Aminatu Haidar, Inés Miranda, han coincidido hoy en que el Gobierno debe asumir sus errores y no cargar sobre las Fuerzas de Seguridad la responsabilidad de su entrada en España, tras ser expulsada de Marruecos.
Ambos han respondido así a las declaraciones de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien ayer indicó que la decisión de permitir el viaje a Lanzarote de Haidar se tomó "en el ámbito de las autoridades de la Policía de Fronteras".
En la misma línea se manifestó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al aclarar que "no hay ninguna autoridad política" que se dedique a autorizar o denegar estos permisos.
El presidente del PP ha considerado "inaceptable" que el Ejecutivo "eche la culpa de sus errores" a los funcionarios de los cuerpos policiales.
Rajoy ha sostenido que la política exterior de Rodríguez Zapatero "está sufriendo un baño de realidad" y se ha preguntado para "qué ha servido la Alianza de Civilizaciones", a lo que se ha respondido que "para nada, salvo para que cada vez seamos más irrelevantes".
La abogada de Aminatu Haidar, Inés Miranda, ha insistido en que la policía de fronteras no ha sido la responsable de la entrada a España de la activista saharaui, sino su "superioridad", y que será un procedimiento penal el que determine quién cometió ese delito.
En rueda de prensa celebrada en el aeropuerto de Lanzarote, donde Haidar cumple hoy su vigésimo séptimo día en huelga de hambre, Miranda ha rechazado las explicaciones de Rodríguez Zapatero y Fernández de la Vega.
"Aminatu Haidar se encuentra en esta situación exclusivamente por la responsabilidad del Gobierno de España y el Gobierno de Marruecos, que cometieron un delito de lesa humanidad el 14 de noviembre por deportación", ha declarado la letrada.
El presidente canario, Paulino Rivero, ha censurado que en el caso Haidar no se trabaja, desde el punto de vista diplomático, "con la constancia, intensidad y convicción que el asunto requiere". "Esto tiene que estar en lo más alto de la agenda de España", ha aseverado.
El Ejecutivo ha rebatido las críticas con un comunicado en el que detalla todas las gestiones realizadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores con el objetivo de encontrar una solución satisfactoria al conflicto.
En concreto aporta una lista de todos los responsables de organismos multilaterales, de la Unión Europea, del Magreb y del Frente Polisario con los que trabaja para solucionar el problema.
Ante la demanda de algunos colectivos y partidos de que el Rey medie en el asunto, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ha considerado "correcto" que no intervenga si el Gobierno de Rodríguez Zapatero lo ve "innecesario".
"La política exterior le corresponde al Gobierno. Si considera innecesaria la intervención del jefe del Estado, yo estoy con el Gobierno", ha afirmado Duran.
En su opinión, "hay responsabilidades de otros países y actores de la zona" que "podrían intervenir eficazmente" para facilitar una "solución rápida", pero "no lo están haciendo".
El eurodiputado y secretario general de los socialistas canarios, Juan Fernando López Aguilar, ha pedido al entorno de la activista que persuada a Haidar "para que preserve su vida por la causa saharaui".
Ha expresado su respeto y afecto por ella y ha comparado su actitud con la de Ghandi, al tiempo que ha recordado que éste murió asesinado y que cada vez que hizo una huelga de hambre "su entorno se movilizó para que preservara la vida por la causa".
Mientras continúa el debate político sobre la situación de la defensora de los derechos humanos, el médico Chema Anda, coordinador de la ayuda sanitaria a los campamentos de Tinduf, ha declarado que se encuentra "muy débil" y "con dolores", pero "lúcida".
Anda ha asegurado que "una hora de Aminatu" no es una hora de los demás, puesto que "puede salvarle la vida", por lo que ha urgido a que se haga todo lo posible para que se ponga fin a la huelga.