Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP y UPN defienden el realismo de los Presupuestos de 2015 y valoran la estabilidad que dan al país

El PP y Unión del Pueblo Navarro (UPN) han defendido este miércoles el realismo de las cifras macroeconómicas en las que se basa el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015 y han valorado también la estabilidad que las cuentas proporciona al país en su lucha por salir de la crisis económica.
Durante el debate de las enmiendas de totalidad que doce formaciones --todas las de la oposición salvo UPN, socio electoral de los 'populares'-- han presentado a los Presupuestos en el Congreso, el portavoz de Presupuestos del PP, Antonio Gallego, ha calificado las previsiones del Ejecutivo de "realistas, responsables y rigurosas", y ha esgrimido las proyecciones de otros organismos internacionales como prueba de que "no se basan en caprichos electoralistas" como afirma la oposición.
Además, ha defendido que desde que el PP asumió hace casi tres años "las riendas" de un país "agonizante" ha aplicado una política presupuestaria que, junto con las reformas estructurales, está permitiendo que "España esté superando la mayor crisis económica en los últimos 50 años".
"Los esfuerzos realizados por los españoles nos permiten empezar a ver algunos frutos", ha destacado el diputado catalán, poniendo como ejemplo la bajada del paro, del déficit o la prima de riesgo, y el incremento del PIB, y negando que estas mejoras "evidentes" se hayan dado "por casualidad o azar".
NO HA LUGAR PARA LA AUTOCOMPLACENCIA
En este sentido, ha lamentado que a los socialistas "les moleste" la recuperación económica y que sean "los únicos" que la niegan. "Les guste o no estamos dando la vuelta a la situación que encontramos en 2011, estamos superando la mayor tragedia laboral de la Historia de España", ha insistido.
No obstante, Gallego también ha matizado que esto no quiere decir que el país haya superado todos sus problemas y ha asegurado que "mientras haya un solo parado" el PP seguirá "liderando esa lucha contra la crisis y el paro" sin dar lugar a "optimismos desmesurados ni autocomplacencias".
Además, ha ironizando con que es "una pena" que el PSOE tenga ahora el "bálsamo de Fierabrás que todo lo cura" y no lo tuviera la pasada legislatura, y le ha reprochado que insista en que "todo lo que hace el Gobierno está fatal" y que "no da ni una" mientras, sin embargo, "no propone ni una sola política alternativa porque no la tiene".
"El discurso del PSOE fue una concatenación de mensajes de Twitter y ya está no vi ni una base estructural de pensamiento económico alternativo a la del PP, y allí donde gobiernan tampoco aplican sus propuestas", ha recriminado, añadiendo que de la actual crisis "no se sale imitando a los telepredicadores" sino con "unión, responsabilidad y moderación".
MODERACIÓN Y CENTRISMO
"España necesita moderación y una política centrada, coherente con la UE y que se base en el esfuerzo, las reformas y la perseverancia. Siempre es más difícil levantar una casa que derribarla, y levantar un país de sus cenizas es algo tremendamente complejo. Miente quien dice que lo lograría con soluciones fáciles. Hay que tomar decisiones realmente valientes y coger el toro por los cuernos", ha añadido.
Y en esa tarea, el Ejecutivo "está dispuesto a estudiar cualquier propuesta de cualquier grupo" para conseguir objetivos comunes como reducir el paro o mejorar la competitividad de la economía, siempre y cuando sean ideas "un poco más responsables y realistas" con respecto a la situación y el entorno económico del país.
"Que sus recetas sean más solventes y no propias de vendedores de crecepelos, porque muchas de las cosas que proponen no son nada creíbles", ha insistido Gallego, poniendo como ejemplo que se critique por una parte el aumento de la deuda y, por otra, se exijan mayores inversiones públicas.
En cualquier caso, un objetivo en el que el Gobierno 'popular' no cejará es el "saneamiento de las cuentas públicas", que según el portavoz de Presupuestos es "perfectamente compatible" con la recuperación y además necesario para conservar la "credibilidad internacional ganada".
APOYO EN MOMENTOS DUROS
Tras escuchar a su compañero de partido, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha tomado por última vez la palabra en este debate para agradecer al PP su "actitud" durante toda la legislatura, que ha granjeado una importante "estabilidad" al país.
"Los diputados del Grupo Popular constituyen una mayoría absoluta sin la que no podríamos decir que España está saliendo de la crisis. La estabilidad política que aportan, lo que ha sido ceder lo que pudieran ser sus visiones personales hacia un proyecto común, el apoyo en todo momento, en los momentos de mayores dificultades a un Gobierno que ha tenido que tomar decisiones muy difíciles y traer a esta Cámara compromisos muy difíciles para toda la sociedad. Sin ese apoyo y aliento no habría sido posible estar en la salida de esta crisis económica", ha subrayado.
También el diputado de UPN, Carlos Salvador, ha valorado que los Presupuestos "continuistas" que presenta el Gobierno darán "estabilidad y certidumbre" al país, y se ha congratulado de que la mayoría absoluta del PP garantice que estas cuentas "no sufrirán en su tramitación la conjura de las minorías, que en otros foros parlamentarios, donde pueden, bloquean la acción de Gobierno".
"En Navarra la oposición sólo se pone de acuerdo para hacer política en contra de algo, normalmente de UPN, pero sin receta económica y social inteligible ni coherente que entienda el momento político que nos ha tocado vivir", ha recriminado, aprovechando también para cargar contra el PNV, que "se hace pasar" por oposición pero luego "mendiga migajas" al Ejecutivo.
NO HAY RAZONES PARA LAS ENMIENDAS
En este punto, Salvador ha señalado que no hay razones para justificar parte de las enmiendas de totalidad presentadas, que usan argumentos "como si nada hubiera cambiado desde 2011", lo que las hacen "poco realistas". Y es que, a su juicio, las cifras macroeconómicas son "objetivamente mejores" por mucho que aún no hayan llegado a la economía real.
"Cuando se niega cualquier éxito o se critican los recortes necesarios se olvidan de que muchos ya estábamos aquí en mayo de 2010", ha reprochado a los socialistas, en referencia a los recortes aplicados por José Luis Rodríguez Zapatero, y ha criticado también que ahora se "critique desde la barrera, con la copa y el puro" lo que el Gobierno "responsablemente" está haciendo.
No obstante, el diputado de UPN defiende también la necesidad de seguir aplicando reformas y "probablemente plantear nuevos esfuerzos" y ha recomendado el "consenso de los grandes grupos" para que esas medidas "tengan credibilidad". Por último, ha instado al Ejecutivo a "recuperar unas buenas relaciones" con Navarra y ha anunciado que presentará enmiendas parciales para mejorar las consignaciones a la Comunidad Foral.
Por su parte, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha agradecido la "lealtad y coherencia" de Carlos Salvador durante toda esta "legislatura muy difícil" y se ha comprometido a "continuar con esa relación leal con UPN" en Navarra porque "·eso es entender España".