Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP ofrece un fondo nacional contra la pobreza energética y endurecer las sanciones por morosidad

Insiste en seguir reduciendo el déficit pero "haciendo uso de la flexibilidad que permite la normativa europea"
El PP ofrece a PSOE y Ciudadanos crear un fondo nacional para atender situaciones de extrema pobreza energética, un régimen sancionador más duro contra la morosidad entre compañías privadas y la posibilidad de estudiar nuevas medidas para facilitar la Segunda Oportunidad empresarial.
Ésas son algunas de las medidas incluidas en el "documento abierto" que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha entregado este jueves a las dos formaciones políticas de las que pretende conseguir respaldo para revalidarse al frente del Ejecutivo.
Bajo el título 'Cinco acuerdos para el consenso', Rajoy plantea un pacto por el crecimiento económico y el empleo, un pacto para la reforma fiscal y de la financiación, un pacto social que ponga el foco en apoyar a los ciudadanos en situación de "mayor vulnerabilidad", un pacto por la educación, y otro para el fortalecimiento institucional.
Entre las medidas concretas que se incluyen en el documento, que recoge Europa Press, destacan algunas que no constaban en el programa electoral con el que los 'populares' concurrieron a las elecciones generales del 20 de diciembre y otras en las que se va más allá de los compromisos electorales.
MÁS PROTECCIÓN A LAS FAMILIAS
Así, Rajoy está dispuesto a "poner el foco en el apoyo a los ciudadanos en situación de mayor vulnerabilidad" y, en concreto, plantea la posibilidad de crear un fondo nacional para atender a situaciones extremas de pobreza energética.
En el programa electoral sólo se proponía reforzar el bono social e impulsar la creación de fondos para proteger a los consumidores en riesgo de exclusión, en concurso con comunidades autónomas y ayuntamientos y abiertos a la participación de la sociedad y las empresas.
Además, se plantea "ordenar, actualizar y mejorar" los recursos de protección social que ofrecen las diferentes administraciones, utilizar "todos los instrumentos", desde los asistenciales hasta los fiscales, para mejorar el respaldo a las familias con menos recursos, así como asegurar una "adecuada" cobertura de las situaciones de desempleo, aunque sin precisar cómo.
APOYO AL DESARROLLO EMPRESARIAL
En el ámbito del pacto por el crecimiento y el empleo, el documento avalado por Rajoy recoge medidas que ya se incluían en su programa, como eliminar los escalones regulatorios que dificultan el crecimiento de las empresas; o revisar el régimen de cotización de los trabajadores autónomos para que sea más flexible y adaptado a sus ingresos reales.
Sin embargo, también se ponen sobre la mesa ideas nuevas como "dar un impulso adicional" a las medidas de Segunda Oportunidad empresarial para "potenciar su efectividad". Sobre este asunto, el programa sólo recogía una flexibilización de los aplazamientos de las cotizaciones para los autónomos para facilitar su supervivencia, pero este enunciado podría abrir la puerta a nuevas revisiones de la normativa concursal.
Igualmente, el PP aceptaría endurecer el régimen de sanciones por morosidad empresarial, aunque en las elecciones sólo se comprometió a seguir luchando contra este fenómeno, sobre todo cuando es responsabilidad de las administraciones públicas o se da en el ámbito de las subcontrataciones.
LUCHA CONTRA EL PARO
Dado que el principal problema del país sigue siendo el paro, este pacto incluye otras propuestas para fomentar áreas estratégicas como los de infraestructuras, donde se abre a acodar que la planificación "cuente con el máximo consenso"; la industria, que debe adaptarse a los cambios tecnológicos; o la economía digital.
Pero, además, los 'populares' insisten en que hay que mejorar la efectividad de las políticas activas de empleo, fortalecer los programas de formación para parados, fomentar la formación profesional dual simplificando los procedimientos para las pymes, plantear nuevas medidas para impulsar la contratación indefinida, facilitar la conciliación y mejorar la Inspección.
Para conseguir todo esto será fundamental, reconoce el PP, "tener en cuenta los ingresos" públicos, por lo que se debe conseguir que el sistema tributario "sea aún más eficiente" y "redoblar" los esfuerzos en la lucha contra el fraude fiscal. Sin embargo, no precisa mucho este punto, más allá de renovar su compromiso con la regulación de las Sicav o el aumento de recursos de la Agencia Tributaria.
Sí se compromete, no obstante, a "reforzar" los controles reformando "en profundidad" la legislación de contratos públicos y de las subvenciones para "garantizar la eficiencia" en el gasto de recursos públicos.
De igual modo, plantea la revisión del sistema de financiación autonómico para "asegurar un nivel mínimo de servicios" en todo el territorio a la vez que se define una cartera común y se asegura su "financiación estable y suficiente" e independiente de la coyuntura económica. También incluye en el pacto su compromiso en pro de unas pensiones "sostenibles" y que garanticen el poder adquisitivo mediante la "reordenación" de la financiación y los gastos de la Seguridad Social.
CUMPLIR EL DÉFICIT
En el ámbito europeo, el documento del PP insiste en que hay que cumplir con la senda de la estabilidad presupuestaria pero "haciendo uso de la flexibilidad que permite la normativa europea y atendiendo al contexto de la situación fiscal y financiera de España".
En este sentido, Rajoy no se ha comprometido explícitamente a negociar con Bruselas una flexibilización de los objetivos de déficit pero sí ha señalado que la Comisión actúa "con flexibilidad e inteligencia" con los países que, como España, están comprometidos con la consolidación fiscal.
Más allá de eso, el presidente en funciones ofrece su compromiso para promover en Bruselas una reforma de la Unión Monetaria para "favorecer el crecimiento equilibrado" de los estados miembros "en lugar de centrarse únicamente en los objetivos fiscales". También aboga por revisar los objetivos del Banco Central Europeo (BCE) y avanzar hacia la unión fiscal potenciando el presupuesto europeo y la mutualización de la deuda.