Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSE enmarca la designación de Ezenarro y Ullibarriarana en una política "equivocada" que atiende "al mundo de Batasuna"

Cree que el Gobierno está "rompiendo los mínimos consensos que se venían practicando" y no atiende "suficientemente" a las víctimas
El secretario de Organización del PSE-EE, Rodolfo Ares, ha afirmado que la designación de Aintzane Ezenarro y de Enrique Ullibariarana para sustituir a Txema Urkijo, asesor de la secretaría de Paz y Convivencia cesado, responde a una apuesta por una política "radicalmente equivocada", que atiende "al mundo de Batasuna".
En los pasillos del Parlamento vasco, Ares ha lamentado que el lehendakari, Iñigo Urkullu, y su Gobierno confirme, con estos nombramientos, la apuesta por la política que desarrolla el secretario de Paz y Convivencia, Jonan Fernández.
Ares ha asegurado que, si se confirman estos nombramientos y desde el "respeto" a las personas, es la "confirmación de un apuesta por una política que ha venido defendiendo Jonan Fernández" y que su partido no comparte porque es "radicalmente equivocada".
"Tiene como objetivo atender requerimientos del mundo de Batasuna, acercarse a su análisis y a sus tesis y, como ya han dicho muchas víctimas, no atender a las víctimas del terrorismo como requieren y alejarse de una política de diálogo y consenso que se había practicado a lo largo de los últimos años", ha añadido.
Ares ha indicado que el Gobierno, a pesar de que se plantea como objetivo el "consenso" entre "las cuatro grandes familias", lo que ha conseguido es "romper los mínimos consensos que se venían practicando y venían dando buenos frutos en los años pasados". "Pensamos que es una decisión que, si se confirma, es una apuesta clara por una política equivocada que no compartimos", ha añadido.
Preguntado, en concreto, por la designación de Ezenarro, el dirigente socialista ha señalado que se está ante el nombramiento de personas "de la máxima confianza" de Jonán Fernández, y es una apuesta por la política que ha defendido el responsable de la secretaría de Paz y Convivencia.
"Pensamos que es una equivocación la política que está defendiendo Jonan Fernández y, con estos nombramientos, claramente se hace una apuesta por continuar con esa política que es equivocada y que rompe con los consensos del pasado y que, por supuesto, no atiende suficientemente a la política de víctimas del terrorismo, como ya han dicho las propias víctimas", ha agregado.
Sobre Ullibariarana, Ares ha indicado que es una persona que realizaba un "trabajo técnico" en la dirección de víctimas y, "si se materializa su nombramiento", habrá que esperar "a ver qué política y qué actividad desarrolla", ahora que tiene "responsabilidad política", ya que ahora solo era un técnico que "no marcaba la política" que se hacía en la dirección de víctimas o ahora en la secretaría de Paz y Convivencia.
Preguntado por la opinión que puedan tener las víctimas, ha señalado que no va a hacer de "portavoz de las víctimas" porque tienen "toda la capacidad y los medios para expresar su opinión" y ha recordado que ya lo han hecho en los últimos días.
Ares ha afirmado que la responsabilidad de esos nombramientos es del lehendakari y de su Gobierno y "él tendrá que dar cuenta de las decisiones que adoptar y asumir la responsabilidad de esas decisiones", que apuestan "por esa política equivocada".
LA PONENCIA
Por otra parte, ante el planteamiento que ha realizado este viernes el lehendakari de cara a reunirse y a retomar la Ponencia de Paz, Ares ha emplazado a Urkullu a que "no confunda los instrumentos con las políticas". En este sentido, cree que tiene que ser "más exigente con el mundo de Sortu, de EH Bildu para que asuma el suelo ético democrático que todos nos hemos dotado en este Parlamento" como "base de trabajo de la ponencia" y de la actividad "diaria, política e institucional de ese grupo".
"Cualquier observador imparcial puede comprobar que la actividad de EH Bildu, su actividad política, institucional diaria, nada tiene que ver con ese suelo ético democrático que otros hemos compartido y aprobado juntos", ha añadido.