Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE exige medidas urgentes ante la sequía y el granizo en los campos de Aragón, Castilla-La Mancha y Valencia

El PSOE ha registrado en el Congreso cuatro proposiciones no de ley con las que exige al Gobierno que valore con urgencia los daños causados por las inclemencias meteorológicas como la sequía y el granizo que han sufrido los agricultores y ganaderos de Aragón, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y la provincia de Almería, y que apruebe un decreto de medidas urgentes que les permitan paliar en cierta medida la situación.
En las iniciativas, que recoge Europa Press y que serán debatidas en la Comisión parlamentaria de Agricultura, los socialistas señalan que a lo largo de los meses de junio y julio se produjeron en diferentes puntos de la geografía española importantes granizadas, que siguieron a un final de invierno y una primavera atípicamente seca.
Todo eso ha causado graves daños en cultivos como las frutas, los cereales, las aceitunas, las almendras o las uvas, así como a la ganadería ante la escasez de pastos. Además, ha supuesto un aumento de los gastos a los que deben hacer frente las explotaciones en materia de piensos o energía, entre otros.
En concreto, se señala que en las tres provincias aragonesas hay más de 5.600 hectáreas dañadas, mientras que en Almería se ha perdido en torno al 80% de la uva de vino, el principal cultivo de la zona, elevándose los daños estimados por las organizaciones agrarias a casi 8 millones de euros incluyendo a la industria adyacente. Por su parte, el año agrícola en Castilla-La Mancha es calificado ya de "catastrófico", y las pérdidas en Valencia se cuantifican en unos 343 millones de euros.
PROBLEMAS A FUTURO
Además, los socialistas advierten de que estos daños "no se verán sólo en esta campaña, sino que para años posteriores supondrán una merma en la producción y una elevación de los costes", ya que muchos árboles se han visto dañados, lo que puede suponer la entrada de enfermedades, y serán necesarias podas severas y replantaciones, por lo que la recuperación de los cultivos se prolongarán durante "dos o tres" ejercicios al menos.
Por ello, el principal partido de la oposición reclama en sus cuatro iniciativas que se declaren zonas catastróficas en las áreas más afectadas por las inclemencias meteorológicas y que se valoren los daños ocasionados en la agricultura y la ganadería lo antes posible, con un listado "pormenorizado" de los municipios afectados.
De este modo se podrán adoptar "medidas efectivas" a través de la aprobación de un decreto ley de medidas urgentes que el PSOE lleva reclamando varios meses, y que al menos debería incluir iniciativas similares a las que se aprobaron en 2005: reducciones fiscales, medidas laborales y de Seguridad Social, exención de las exacciones relativas a la disponibilidad de agua para riego, préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), construcción de infraestructuras de suministro de agua a la ganadería extensiva, o mejora y modernización de regadíos, entre otras.