Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE y C's acuerdan reforzar la ley para proteger a consumidores y reducir el desperdicio alimentario

PSOE y Ciudadanos se han comprometido a promover un nuevo Código de Consumo que incluya instrumentos adecuados para la protección de los consumidores, así como a reforzar los mecanismos del ejercicio de acciones colectivas de consumidores y usuarios y a reducir el desperdicio de productos comestibles.
Así consta en el acuerdo alcanzado por el PSOE y Ciudadanos sobre un programa de gobierno para esta legislatura que han firmado este miércoles el secretario general socialista, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.
En concreto, fijan un capítulo destinado a la defensa de los consumidores en los que incluyen una reforma de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios para convertirla en el citado nuevo Código de Consumo que proteja a los consumidores y describa todos sus derechos y precise los mecanismos para su protección efectiva.
A su vez, se han comprometido a integrar en la CNMC las competencias en materia de consumo, tal y como ocurre en la mayoría de países de la UE. "De esta forma se unificarían en una misma agencia independiente de ámbito nacional las competencias en materia de defensa de la competencia y de protección de los consumidores, al menos en lo que respecta al ámbito de la competencia desleal y sin perjuicio de las competencias de las comunidades autónomas en materia de consumo", ha subrayado.
Otro de los acuerdos que han sellado versa sobre fomentar la reparabilidad de los productos y combatir la obsolescencia programada, revisar la normativa de claúsulas, préstamos abusivos y malas prácticas bancarias, incluida la eliminación completa de las claúsulas suelo.
Igualmente, se han aliado para reforzar la regulación de los préstamos no bancarios, entre particulares, para evitar los intereses usureros y abusivos, así como situaciones de fraude y estafa.
El refuerzo de los mecanismos del ejercicio de acciones colectivas de consumidores y usuarios para la reparación de sus derechos, creando un sistema de reclamaciones "efectivo y eficaz", con un ámbito de aplicación amplio, frente a infracciones o abusos de las empresas es otra de sus propuestas.
Finalmente, en materia de consumo, quieren impulsar la puesta en marcha de un Plan Nacional de Apoyo al Sistema Arbitral de consumo, que potencie y fomente entre consumidores y empresas el recurso al arbitraje de consumo como vía de resolución de reclamaciones.