Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE, dividido a cuenta del grifo de los créditos

Al Gobierno se le acaba la paciencia. Vídeo: ATLAStelecinco.es
Esta semana, el ministro de Industria advertía de que la paciencia del Ejecutivo se estaba agotando. Lo hacía un día después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se reuniera con los banqueros. Miguel Sebastián llegó a hablar de intervención porque las entidades financieras no facilitaban créditos con el dinero que han obtenido a través de la compra de activos.
Desde la vicesecretaría general del PSOE no tardaban en corregirlo. José Blanco dejó claro que la paciencia del Gobierno era ilimitada. "Es nuestro deber tratar de convencer a todo el mundo de remar en la misma dirección", sentenció el número dos del grupo socialista.
Pero Sebastián no se retracta. Y va más allá. El ministro de Industria ha vuelto a decir que la obligación de las entidades financieras es "dar a las pymes y las familias" la liquidez que se les ha inyectado a través de la compra de activos y no emplear este dienro en tapar sus propios agujeros. "Yo defiendo a quien tengo que defender y critico a quien tengo que criticar", dijo tras reafirmar que, "ese dinero tiene que llegar a las familias y a las pymes, y estoy seguro de que ese dinero va a llegar".
Leire Pajín, secretaria de Organización del PSOE, ha asegurado que no existe contradicción alguna entre el presidente del Gobierno y el ministro de Industria. "Los dos dicen exactamente lo mismo", ha afirmado Pajín. Zapatero comprende la prudencia con la que operan los bancos y les ha insistado a hacer un esfuerzo para que la financiación llegue a las pymes y familias. Sebastián ha sido más tajante.
Y en medio de toda esta guerra, los empresarios se quejan de que los bancos no les prestan dineros. A uno de cada cinco les han denegado el crédito Y 200.00 empresas están en riesgo de quiebra. 
El grifo, abierto
El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, ha dicho que la entidad "no ha cerrado el grifo" de la concesión de créditos y se comprometió a intensificar su colaboración con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para reactivar la economía española ante la crisis. Botín ha asegurado que el Santander "está comprometido con este país" y ha añadido  que "nos interesa muchísimo prestar, es nuestro oficio". En este sentido, ha aclarado que "tenemos el grifo abierto", ya que "estamos autorizando el 75% de las peticiones de crédito que nos llegan".
Sin embargo, también ha dejado claro que ahora mismo "lo que ocurre es que la demanda ha caído" e hizo un llamamiento a "trabajar todos juntos" -Gobierno, empresas, sindicatos y el sistema financiero- para sacar adelante el país.
EB/KOD