Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE presentará enmienda de totalidad contra la reforma fiscal, que es "calderilla" para las clases medias

"Las rebajas fiscales de hoy, al calor de las elecciones, serán los recortes y subidas de impuestos a las clases medias mañana", pronostican los socialistas
El PSOE presentará enmienda de totalidad contra los tres proyectos de ley aprobados por el último Consejo de Ministros y que constituyen la reforma fiscal del Gobierno, al considerar que los cambios sobre el IRPF, Sociedades y otros impuestos sólo son "calderilla" para las clases medias y bajas mientras que conllevan una importante "transferencia de rentas de abajo arriba".
Así lo han explicado este jueves en rueda de prensa el secretario de Economía socialista, Manuel de la Rocha, y el portavoz de Hacienda en el Congreso, Pedro Saura, que han avanzado también la intención del PSOE de llevar el debate tributario "fuera del Parlamento, a la calle," dada su gran "trascendencia" e "impacto" social.
"Ésta no es una simple reforma fiscal, sino que detrás hay un debate ideológico de enorme trascendencia. Está en juego el modelo de sociedad y de país que queremos, porque la reforma fiscal que pretende el Gobierno esconde claramente un rediseño a la baja del Estado del Bienestar. Ante este desafío habrá una ofensiva política del PSOE, con una pata en el Parlamento a través de enmiendas de totalidad contra las tres leyes y llevando el debate a los medios, las agrupaciones, los ciudadanos, para plantearles nuestra alternativa fiscal, que es más justa, solvente y eficaz", ha explicado De la Rocha, en su primera rueda de prensa en el cargo.
CONCRETAR SUS PROPUESTAS.
Así, aunque el PSOE aún no tiene decidido si acompañará sus enmiendas de totalidad de un texto alternativo, su intención sí es aprovechar el nuevo curso político que se inicia en septiembre y el debate parlamentario de la reforma 'popular' para ir "desgranando y concretando" su alternativa tributaria, que ya fue dibujada en la conferencia política de noviembre del año pasado y que ha llegado al Congreso en los últimos meses en forma de varias iniciativas parlamentarias.
Esta propuesta tributaria "nítidamente socialdemócrata" y "claramente diferente a la del Gobierno" pasa fundamentalmente por integrar la tributación de la renta y la riqueza en un solo gravamen y por luchar contra el fraude y la evasión fiscal con propuestas tanto de ámbito nacional como en el marco de la UE o la OCDE, un asunto del que "el PP apenas se ha ocupado", lamenta De la Rocha.
Así, "sin subir los impuestos ni a las clases medias ni a los trabajadores", los socialistas pretenden recaudar unos 40.000 millones de euros adicionales en cuatro años para "reforzar el Estado del Bienestar" y "recuperarlo de los brutales recortes impuestos por Mariano Rajoy".
"No sólo queremos criticar y sacar a la luz lo que esconde la propuesta fiscal del Gobierno, sino hacer ver nuestra alternativa para demostrar a los ciudadanos que existe otra forma de recaudar impuestos mucho más eficaz, justa y deseable", ha insistido el secretario de Economía socialista, recordando a renglón seguido que la política tributaria es una herramienta "fundamental" para redistribuir la riqueza y reducir las desigualdades.
MÁS RECORTES A PARTIR DE 2016.
Algo que, a juicio del PSOE, no hacen las tres leyes planteadas por el Ministerio de Hacienda, que "no pretende acercar la recaudación a los estándares europeos, ocho puntos por encima de España, sino que "supone una bajada para las rentas más altas y las grandes corporaciones, a cambio de una limosna fiscal de entre 10 y 30 euros para las clases medias y trabajadoras", que en los últimos tres años han sufrido recortes del Estado del Bienestar --sobre todo de la educación, la sanidad y los servicios sociales-- por valor de unos 20.000 millones de euros.
En este contexto, De la Rocha teme que los 9.000 millones adicionales de caída de la recaudación en los que el Ejecutivo cifra los cambios en IRPF y Sociedades beneficiarán en un 60 por ciento a las rentas altas y conllevarán sin embargo "posteriores subidas de impuestos indirectos, que afectan a todos los ciudadanos por igual" o "nuevos recortes del Estado del Bienestar, del que son principales beneficiarias las rentas medias y bajas".
"En conjunto, la reforma fiscal supone una transferencia clara de rentas de los trabajadores y las rentas medias a los más ricos. El Gobierno no ha presentado una reforma fiscal, sino que ha subido los impuestos indiscriminadamente al principio de la legislatura y los baja ahora selectivamente a las rentas altas y las grandes corporaciones. Las rebajas fiscales de hoy, al calor de las elecciones, serán los recortes y subidas de impuestos a las clases medias mañana", ha concluido.
DUDAS SOBRE EL IMPACTO ECONÓMICO.
Por su parte, Saura ha puesto en tela de juicio el impacto económico que el Gobierno calcula tendrán los cambios en IRPF y Sociedades, cifrado en las memorias económicas en un aumento del PIB del 0,53 por ciento y del empleo del 0,72 por ciento entre los próximos dos años.
"No es verdad que la reforma fiscal tenga efecto sobre la actividad económica, porque se reducirá el gasto público y tendrá un efecto negativo, y porque un mayor ahorro de las rentas altas y las grandes corporaciones no se traducirá en más consumo e inversión. No está claro ni mucho menos que esto sea un impulso a la actividad económica", ha dicho el diputado murciano.
En este punto, ha criticado que las memorias no incluyan el detalle del coste de cada medida sino sólo el cómputo global de las mismas, y ha señalado que el PSOE ha registrado una batería de preguntas parlamentarias reclamando esa información y las cifras de partida en las que se basan los cálculos, en virtud de la ley de Transparencia. "Queremos el excel que ha utilizado Hacienda para hacer la memoria", ha resumido Saura.
SE PAGARÁN MÁS IMPUESTOS QUE ANTES.
A renglón seguido, ha pronosticado que "al final de la legislatura la gran mayoría de españoles pagarán más impuestos que al inicio" mientras los "grandes ganadores" de la política fiscal del Gobierno resultarán los "defraudadores, quienes se acogieron a la 'amnistía fiscal', las grandes rentas y las grandes corporaciones".
"Rajoy le quita a los trabajadores y las rentas medias con una mano, y con la otra se lo da a las grandes corporaciones y a las grandes rentas", ha insistido, reprochando que esto suceda precisamente cuando el Estado del Bienestar está "famélico" y la imposición indirecta ha subido "como nunca en la Historia", lo que se come cualquier mejora tributaria a las clases medias y bajas.
Unas mejoras que en todo caso serán "calderilla" de unos 300 euros de media, comparados con los 4.000 y hasta 12.000 euros que, según el socialista, podrán ahorrarse las grandes rentas en el IRPF. En este punto, ha negado la "farsa" de que los mínimos exentos personales y familiares vayan a subir un 32 por ciento, como dice el "trilero fiscal que se llama (Cristóbal) Montoro" porque la realidad es que muchas familias acabarán pagando incluso más dado que a la vez bajan los tipos impositivos.
También ha cargado contra el "hachazo fiscal" que supone el incremento de las plusvalías, una medida "sangrante desde el punto de vista de la justicia distributiva"; y contra la eliminación de la exención en el IRPF de los primeros 1.500 euros de ahorro.
Y en el ámbito del Impuesto de Sociedades, ha criticado que el Gobierno haya incumplido su compromiso de revisar "estructuralmente" el gravamen para que tenga "verdadera capacidad recaudatoria", limitándose finalmente a reducir los tipos a las grandes empresas, lo que costará 3.000 millones en dos años, mientras se olvida a las pymes y los autónomos, que sólo se beneficiarán de una reducción de las retenciones que "el propio PP había subido y que no suponen una bajada de impuestos".