Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE espera que la prohibición anunciada por Rusia para importar productos agroalimentarios "sea coyuntural"

El PSOE ha expresado su confianza en que la prohibición anunciada por Rusia para importar determinados productos agrícolas y alimentarios de los países que han impuesto sanciones en su contra, incluida la UE, "sea una medida coyuntural que no propicie perjuicios sustanciales" a ningún sector de la economía española.
Así lo ha señalado este jueves en Jaén el portavoz adjunto de Economía del PSOE en el Congreso, Antonio Hurtado, preguntas de los periodistas sobre la decisión que ha comunicado el primer ministro de Rusia, Dimitri Medvedev, en respuesta a las sanciones por la injerencia del Kremlin en Ucrania.
Según ha recordado, "está claro" que existe una política internacional motivada "por unas actuaciones de Rusia" en este mismo ámbito, de manera que "hay un gran acuerdo, un gran consenso internacional" para tomar "medidas contra esa política rusa".
"No cabe duda de que esto tiene también efectos económicos negativos no solamente para Rusia sino también para el resto de países que definimos esa nueva política de relaciones internacionales con Rusia", ha comentado el dirigente socialista, para el que "lo importante es que surta efecto lo antes posible" para que "los perjuicios sean los mínimos posibles para una parte y para otra".
En este sentido, ha dicho "esperar que sea unan medida coyuntural" sin unas "repercusiones permanentes", que sería "lo que más nos podría preocupar", de manera que "no propicie perjuicios sustanciales y considerables a ningún sector económico" de España.
En concreto Dimitri Medvedev, ha anunciado que Rusia dejará de importar frutas, verduras, lácteos, carne y pescados de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Australia y Noruega en respuesta a sus sanciones por la injerencia del Kremlin en Ucrania.
La prohibición a la importación de estos productos estará vigente durante un año, a contar desde este jueves, tal y como estaba previsto, aunque algunos medios de comunicación rusos han apuntado que será revisable.