Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Pan para hoy y hambre para mañana"

"Se aprovechan de nosotros porque saben que estamos desesperados por trabajar", asegura Carlos, un joven de 22 años, que reconoce que si no tuviera más remedio aceptaría un contrato con tales condiciones. 
La CEOE propone que los menores de 30 años trabajen de seis meses a un año por el salario mínimo interprofesional (SMI) sin derecho a la indemnización por despido y sin opción a la prestación por desempleo.
"Nos explotan, es como seguir siendo becarios", sentencia Carlos. Esta propuesta "solo beneficia a las empresas", ya que acabado el contrato, "a nosotros nos echan" y "buscan a otra persona que nos sustituya", argumenta este joven.
Natalia, periodista con 25 años y seis meses en paro, asegura que la propuesta de los empresarios es "pan para hoy y hambre para mañana" porque la solución al paro "no es un trabajo de seis meses".
"Para trabajar por el salario mínimo, me quedo en mi casa cobrando el paro que es más dinero", sentencia Natalia, quien comprendería que se agarrasen a esta oportunidad quienes llevan años desempleados. 
"Este contrato no tiene sentido" y "no ayuda a nadie, es todo lo contrario de lo que la gente necesita", asegura Jaime, un diseñador gráfico de 23 años, licenciado en Bellas Artes y que lleva cuatro meses en el paro. Esas condiciones "no suponen ningún aliento para nadie" porque "si no voy a cotizar...de que me vale el trabajo", lamenta.
Desde la otra parte, la de los jóvenes contratantes, Fernando Sánchez, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Madrid, asegura que el llamado contrato de inserción "no beneficia a nadie", ni a empresarios y ni a empleados, por eso se atreve a decir que no se llevará a la práctica.
Sánchez propone buscar la "flexibilidad del mercado", de forma que los "contratos indefinidos no supongan enormes costes que hagan caer a las empresas" y el "aumento de la actividad laboral" mediante la "creación de empresas"
Los jóvenes no son los únicos reticentes a la propuesta. Desde el PSOE, su portavoz parlamentario, José Antonio Alonso, ha dicho en Informativos Telecinco que no quieren "recortes de los derechos sociales de los trabajadores". El ministro de Fomento, José Blanco, ha sentenciado que "lo que necesita España es estabilidad laboral y no precarizar el mundo del trabajo".
Los sindicatos, sumergidos en el dialogo social con los empresarios, han destacado que la idea no se ha llevado a la mesa de negociación. El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, considera que algunas propuestas de la CEOE "no deberían ni valorarse", ya que pueden llegar a "dinamitar" la mesa de negociación.
Desde la CEOE, dado el aluvión de críticas, su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, no ha tardado en dar marcha atrás. Hoy ha asegurado que el contrato de inserción para jóvenes sólo era un "ejemplo" y ha dicho que "no está sobre la mesa ni se va a poner sobre ella" un contrato sin indemnización por despido, ni derecho a paro.