Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

París y Berlín quieren sanciones financieras y políticas para prevenir crisis

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, durante una rueda de prensa. EFE/Archivotelecinco.es
Los ministros de Finanzas de Francia, Christine Lagarde, y de Alemania, Wolfgang Schäuble, se pronunciaron hoy a favor de establecer sanciones políticas y financieras a los países que no cumplan con sus obligaciones dentro de la zona euro para "evitar crisis" en el futuro.
"Reforzar los mecanismos de sanción es una forma de reforzar la estabilidad", afirmó Lagarde en una conferencia de prensa con el ministro alemán al término de una reunión bilateral celebrada hoy en París.
Esa propuesta incluye, en particular, la puesta en marcha "de forma acelerada" de un sistema de sanciones como forma de reforzar el respeto del Pacto de Estabilidad, dijo Lagarde.
Según Schäuble, "el objetivo es evitar crisis" con sanciones "políticas".
La propuesta franco-alemana prevé que los países de la zona euro cuyos progresos en el saneamiento de sus cuentas públicas no basten para cumplir los objetivos a medio plazo del Pacto de Estabilidad, deberán aportar una fianza con interés con carácter provisional.
Además, las atribuciones del presupuesto de la Unión Europea (UE) podrían estar condicionadas al cumplimiento de las reglas macroeconómicas de ese Pacto.
Las sanciones en este caso serían "proporcionales a la gravedad de la infracción", según el documento distribuido al término de la reunión del Consejo Económico y Financiero franco-alemán.
Los dos países también contemplan "sanciones políticas", como la suspensión del derecho de voto para los Estados que incumplan de forma grave y/o repetida los compromisos comunes.
Schäuble reconoció que este dispositivo podría necesitar una modificación de los Tratados europeos y, por ello, sugirió que su aplicación se podría poner en marcha "sobre una base voluntaria" de los dieciséis países que integran la moneda única.