Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pastor garantiza que el rescate de las autopistas tendrá "coste cero" para las arcas públicas

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha insistido en que el Gobierno no dedicará ni un euro de fondos públicos a rescatar a las empresas concesionarias de autopistas de peaje que están en riesgo de quiebra, si bien no ha explicado la solución se dará a este problema, ante el que el Estado tiene una responsabilidad patrimonial de 3.300 millones de euros.
Así se ha pronunciado durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso después de que la diputada socialista Susana Sumelzo le preguntara sobre el "coste que tendrá para el erario público el rescate de las autopistas".
"Coste cero", ha respondido escuetamente la ministra, para añadir en su réplica que "hay que hacer frente a lo que pone en los contratos" de estas concesiones, que es una Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) de más de 3.300 millones de euros.
HERENCIA RECIBIDA.
"Estoy intentando arreglar el problema que ustedes dejaron", ha continuado Pastor, acusando a los socialistas del problema de las autopistas por no adoptar medidas para atajar la situación en la pasada Legislatura, "cuando venían que caían a plomo", más allá de tomar decisiones "brillantes" como "reglar dinero", subir los peajes y las tarifas, y "ampliar los plazos" de explotación. Todo ello "a cambio de nada".
Y es que, según Pastor, entre 2008 y 2012, mientras el tráfico de las vías de peaje cayó un 35%, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se limitó a "poner dos parches". Así, recordó que articuló cuentas de compensación por valor de 80 millones de euros y "prácticamente regaló" 438 millones de euros en préstamos participativos para compensar los costes de las expropiaciones de estas vías.
Además, si las concesionarias están actualmente en concurso es, según la ministra, también culpa del PSOE, que no "declaró lesividad" contra ninguno de los acuerdos de los jurados provinciales de expropiación, lo que ha elevado "el coste de las expropiaciones de 400 millones a más de 2.300 millones". "Sí hay herencia", ha remachado.
"Este Gobierno, ni cuentas ni préstamos participativos, pero los contratos tenían algunas condiciones que hay que cumplir", ha zanjado Ana Pastor, sin precisar en ningún caso qué decisión se tomará finalmente para rescatar a estas autopistas, a pesar de que el plazo que el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid dio al Gobierno para presentar un convenio acreedores para las radiales R-3 y R-5 de Madrid termina este jueves.
"LO QUE DICE ES CIENCIA FICCIÓN".
Sin embargo, para Sumelzo la posibilidad de solucionar este problema sin dinero público es "ciencia ficción", y ha exigido a la ministra que "rectifique" y que "no utilice ni un solo euro de los impuestos de los españoles" para "rescatar" a estas empresas, porque sería "una indignidad" y una "vergüenza" pretender "socializar las pérdidas de unas empresas privadas que nunca han socializado sus beneficios" utilizando para ello "recursos públicos que se niegan a parados, dependientes y becarios".
"Rescaten a las personas, a los parados sin cobertura social, a quienes no podrán pagar el recibo de la luz, a los dependientes", ha reclamado la diputada, que además rechaza que la culpa sea del PSOE y responsabiliza totalmente a los 'populares', ya que estas autopistas fueron planificadas por el Gobierno de José María Aznar, con Francisco Álvarez Cascos al frente de Fomento.
Un proceso que ya se hizo con un "diseño absurdo, unas previsiones de tráfico fantásticas y un gasto en expropiaciones que se multiplicó un 1.200% en los tribunales".
"Y, como era previsible con estos inicios, el negocio resultó fallido desde el principio. Pero fueron ustedes quienes lo licitaron, lo adjudicaron, lo inauguraron e hicieron todo. Aquí no han tenido ninguna herencia. Y lo peor, dejaron que estas empresas quebraran y ahora quieren cargar sobre los hombros de los españoles las pérdidas causadas por sus errores", ha zanjado Sumelzo.