Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pescadores dejan desde hoy de capturar boquerones en el Golfo de Cádiz tras cerrar el Gobierno el caladero

Las cofradías de pescadores expresan su malestar ante un anuncio recibido "por sorpresa y sin previo aviso" y exigen alternativas
El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha cerrado desde la madrugada de este jueves el caladero de boquerones de las aguas del Golfo de Cádiz tras haberse agotado el cupo de esta especie establecido en virtud de las directrices de la Unión Europea (UE), según han explicado los pescadores que faenan en estas costas, que rechazan una medida recibida "sin previo aviso y por sorpresa", y que piden al Ejecutivo alternativas que les permitan seguir capturando boquerones en otros caladeros.
Así lo han señalado a Europa Press tanto el vicepresidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores y patrón mayor de la cofradía de Isla Cristina (Huelva), Mariano García, como su homólogo en Barbate (Cádiz), Ambrosio Ruiz, quienes han coincidido en rechazar esta medida que, según han apuntado, conllevará "consecuencias negativas" para los armadores.
El vicepresidente de las cofradías andaluzas de pescadores ha explicado que la UE establece para sus países miembros los cupos de pesca de cada una de las especies, y luego son los respectivos gobiernos nacionales los que distribuyen esos cupos en el interior de sus territorios.
De esta manera, la decisión del cierre del caladero de boquerones del Golfo de Cádiz habría devenido tras agotarse el cupo establecido, algo que, según ha querido destacar García, ha estado condicionado y provocado por la falta de acuerdo de pesca con Marruecos, que ha impedido en los últimos meses a los armadores de la zona faenar en esas aguas, lo que consecuentemente "ha aumentado la actividad y, por tanto, las capturas en el Golfo de Cádiz".
En todo caso, el patrón mayor de la cofradía de Isla Cristina ha avisado del "impacto negativo" que, a su juicio, generará esta decisión, que afirma haber conocido "por sorpresa y sin previo aviso", y que será abordada en una asamblea de pescadores que se celebrará este lunes, y tras la que tiene previsto solicitar una reunión "urgente" con el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.
"RUINA TOTAL" PARA BARBATE
En la misma línea, el patrón mayor de la cofradía de Barbate, Ambrosio Ruiz, se ha mostrado muy crítico con esta medida, ya que, según ha aseverado, traerá "la ruina total" a su municipio, a cuyos vecinos "manda al paro", y ha avisado de que el colectivo "no se quedará con los brazos cruzados".
Así, Ruiz ha pedido al Gobierno que "busque cupos en otros lugares" y posibilite alternativas para seguir pescando boquerones, que, en su opinión, "sobran en el Golfo de Cádiz".
Por eso, el representante de los pescadores de Barbate no entiende que el Gobierno haya adoptado esta decisión y, de esta manera, haya reducido el periodo de pesca previsto para esta especie, que, según ha señalado, "suele prolongarse hasta diciembre". "Había una previsión de pesca de 180 días para esta especie, y, en cambio, por culpa de esta medida los pescadores no han podido faenar ni dos meses", ha lamentado.
Además, Ruiz ha vinculado las consecuencias de esta decisión con las que traerá la falta de acuerdo de pesca con Marruecos para concluir que "si no se puede pescar en Marruecos y ahora tampoco en el Golfo de Cádiz, un pueblo entero --en referencia a Barbate-- se va a ir al paro".
"Al final, los perjudicados son siempre los mismos y se está jugando con el pan de mucha gente", ha apostillado antes de calificar la clausura del caladero como "un ataque frontal a la flota del Golfo de Cádiz".