Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vieja Pescanova pide a Nueva Pescanova que cancele y revierta los efectos negativos del crédito supersenior

Los expropietarios de la pesquera advierten de que la inyección de 125 millones reducirá a cero el patrimonio neto de Nueva Pescanova
La antigua Pescanova solicitará formalmente a Nueva Pescanova que proceda a cancelar y revertir los efectos "negativos" del crédito supersenior de 125 millones de euros activado por la banca para lograr liquidez, así como a retomar la financiación de circulante en condiciones de mercado anteriormente existente.
Adicionalmente, someterá a la junta general ordinaria de la firma pesquera, que debe celebrarse antes del 31 de mayo, la adopción de las medidas que en su caso proceda tomar "en defensa de los legítimos intereses de la sociedad y del conjunto de sus accionistas".
En respuesta a un requerimiento de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los expropietarios de la compañía han advertido de que la inyección de la banca reducirá a cero el patrimonio neto de Nueva Pescanova.
"Puesto que el valor patrimonial de Nueva Pescanova se estimó en unos 70 millones de euros aproximadamente y el efecto patrimonial negativo de la firma y disposición del crédito 'supersenior' se estima superior a esa cifra, el efecto neto supondría reducir a cero el patrimonio neto de Nueva Pescanova", señalan.
Según han informado a Europa Press en fuentes cercanas a la compañía, si una empresa firma un crédito con uno varios socios (el denominado G7 en este caso), en condiciones por encima de mercado, todo el sobrecoste hay que darlo como una pérdida en el momento de la firma.
Nueva Pescanova formalizó, con fecha 29 de diciembre de 2015, dicho crédito 'supersenior' por un importe de hasta 125 millones de euros, con un interés del 15% anual y una comisión de aseguramiento de 300 millones de euros a pagar a 20 años con un interés del 1%.
Según la vieja Pescanova, esta decisión tendría dos efectos negativos sobre Nueva Pescanova, ya que, por un lado, reduciría con carácter inmediato su patrimonio. De acuerdo con las normas contables habría que reconocer como un pasivo todo el coste de los intereses y comisiones en exceso de los de mercado.
Una estimación preliminar de tal impacto negativo realizada utilizando la tasa de actualización del grupo que es del 8%, arroja una cifra del orden de 90 millones de euros aproximadamente.
El segundo efecto negativo sería que el pago de los intereses supondría una pérdida adicional de liquidez para el grupo.
Pescanova ha modificado los estados financieros remitidos a la CNMV el pasado 29 de enero con el fin de recoger e incorporar al cierre de 30 de noviembre los impactos derivados del crédito. Las cuentas anuales de 2015 serán auditadas y piblicadas a lo largo del mes de marzo.