Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos pide un plan de inversiones europeo del 4% del PIB de la Eurozona y reformar el Pacto de Estabilidad

Podemos reclama la puesta en marcha de un plan de inversiones europeo que destine el 4% del PIB de la Eurozona --unos 416.260,24 millones de euros-- a nuevos proyectos que los diferentes estados miembros necesiten para modernizar sus infraestructuras, digitalizar sus economías e impulsar la eficiencia energética y la rehabilitación inmobiliaria.
Las propuestas para la Eurozona del programa con el que la formación morada concurre a las elecciones generales del domingo pasan fundamentalmente por acabar con las políticas de austeridad fiscal a nivel comunitario e impulsar "cambios profundos" en la arquitectura institucional de la Zona Euro.
Así, una de las medidas estrella es sustituir el actual Plan Juncker por un nuevo plan de inversiones financiado con cargo a bonos de deuda emitidos por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), respaldados en el mercado secundario por el Banco Central Europeo (BCE), y que aporte recursos a los estados miembros para acometer nuevas inversiones públicas.
Junto con este plan de inversiones, Podemos aboga por activar un programa paneuropeo de lucha contra la pobreza en forma de Seguro de Desempleo comunitario, y por terminar con las devaluaciones salariales competitivas por la vía de los costes laborales de modo que los desequilibrios intracomunitarios de las balanzas de pagos se resuelvan fomentando la demanda interna en los países con superávit por cuenta corriente.
REDUCIR EL DÉFICIT PERO DE FORMA SUAVE
Por otra parte, el partido que lidera Pablo Iglesias defiende la necesidad de reformar de forma "profunda" los pactos Fiscal y de Estabilidad y Crecimiento eliminando el objetivo de equilibrio presupuestario estructural, que "carece de sentido económico", y flexibilizando los objetivos de déficit, de modo que "se adapten mejor a las necesidades de cada país y al ciclo económico".
Hasta que estas modificaciones sean realidad, "los gobiernos que así lo deseen deben poder utilizar el margen político que existe para permitir una reducción más suave del déficit", defiende Podemos, que cree que la situación macroeconómica de la Eurozona --poco crecimiento, riesgo de deflación, etc.-- o las condiciones de cada país serían justificaciones válidas para poder acogerse a esta posibilidad.
Es más, Podemos cree que la Eurozona debería fijar un nivel mínimo de inversiones públicas que no se contabilicen en el déficit final y que se debería hacer uso de la posibilidad ya existente de sacar de dicho cómputo ciertos programas de inversión público que pueden impactar positivamente en el crecimiento a medio plazo.
"En todo caso, dada una senda de reducción del déficit, se debe garantizar la autonomía de los estados miembros para decidir cómo alcanzarla, si modificando los gastos o incrementando la recaudación", añade el documento electoral de la formación morada.
INSTITUCIONES MÁS DEMOCRÁTICAS
Con respecto al BCE, Podemos plantea una modificación de sus estatutos para que no se dedique sólo a controlar la estabilidad de los precios sino que también se ocupe de la estabilidad financiera de la Eurozona, actuando como prestamista de última instancia de los estados miembros y del sistema financiero que, además, debería poder recapitalizarse directamente a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para que los rescates bancarios no acaben trasladándose a las cuentas públicas ni conllevando imposiciones de políticas económicas a los países.
Para democratizar la política económica, también se pide crear una Cámara Parlamentaria de la Eurozona con "verdadera capacidad legislativa y de control político" ante la que responda el presidente de la nueva autoridad monetaria, que debería ser elegido por un órgano democrático.
Finalmente, Podemos propone crear un presupuesto comunitario financiado mediante Eurobonos, una mayor coordinación tributaria entre los estados miembros, la garantía de compra "estable e incondicional" de deuda pública en función de su peso económico y una Conferencia Europea de la Deuda para que el BCE la reestructure cuando supere el 60% del PIB de algún país, canjeando los viejos bonos por un 0% de interés y comprometiéndose a mantener los nuevos títulos a perpetuidad.