Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Popular acumula una caída del 1% en la primera semana de su ampliación de capital

Ha cerrado la sesión del viernes con una caída del 5,8%, hasta los 1,574 euros
Los títulos de Banco Popular han cerrado la primera semana de la ampliación de capital con una caída acumulada del 1%, mientras que los derechos han sumado un repunte del 94,54%, hasta situarse en los 0,31 euros.
La entidad que preside Ángel Ron se han consolidado como el peor valor del Ibex en la jornada de hoy, con un retroceso del 5,8%, hasta los 1,574%. El selectivo, por su parte, se ha dejado un 1,7%, tras conocerse los datos de empleo de EE.UU.
El pasado jueves, Popular anunció una ampliación de capital de 2.505 millones de euros con la que pretende reforzar su balance y solvencia. Además, comunicó la supresión del dividendo en 2016 y un cambio en el plan estratégico para conseguir una reducción de 15.000 millones de euros en activos improductivos hasta 2018.
Durante las sesiones bursátiles del 27 y del 28 de mayo, antes de iniciarse la ampliación propiamente dicha, las acciones de Popular acumularon un desplome del 32,51%, si bien es cierto que la jornada previa al anuncio del banco los títulos se dispararon un 7,53%.
El analista de XTB Jaime Díez ha explicado a Europa Press que la evolución de las acciones y de los derechos de Popular "ofrece a los inversores la ventaja de vender los derechos y comprar las acciones en el mercado y de esta manera sacar una rentabilidad mayor que si se acude vía derechos a la ampliación", especialmente teniendo en cuenta el comportamiento de ambos esta semana.
No obstante, advierte de que la inversión a medio y largo plazo "sigue siendo desaconsejable" dada la "difícil" situación de la entidad y, sobre todo, del sector financiero, "que sigue lastrado por los tipos a cero, los temores a un Brexit y su adaptación a los nuevos usuarios y preferencias".
El experto cree que las posibles fusiones entre entidades volverán a los titulares una vez se forme Gobierno en España y avanza que Popular podría ser "objeto de absorción" por parte de entidades más grandes y saneadas.
"Desde XTB preferimos estar al margen del sector bancario y en caso de operarlo, hacerlo de manera intradía o bien en forma de relativos", aconseja Díez.
A lo largo de esta semana, las agencias de calificación crediticia Moody's, S&P y Fitch han confirmado su rating sobre Popular, en los tres casos manteniéndolo en grado de especulación. Mientras que S&P y Fitch han conservado la perspectiva positiva, Moody's la ha elevado de 'estable' a 'positiva'.
Entienden que la ampliación de capital que realizará el banco le permitirá reforzar su capacidad de absorción de pérdidas de cara a los retos que aún tiene que afrontar en relación a la calidad de sus activos.
En concreto, S&P considera que la respuesta de los accionistas a la ampliación demostrará el apoyo a la dirección del banco y al nuevo plan estratégico tras la ampliación que ya se realizó en 2012.
Tras conocer los detalles de la operación, Caixabank ha optado por mejorar la recomendación de Banco Popular, pasando de sobreponderar a comprar, y ha situado el precio objetivo de las acciones en 1,9 euros.