Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Praet afirma que el BCE no tiene un "plan B" pese a no lograr subir la inflación

El miembros del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) Peter Praet ha admitido que las medidas adoptadas por la institución para combatir la baja inflación de la eurozona "no han sido suficientemente exitosas", pero ha afirmado que no cuentan con un "plan B" para elevarla, sino con "un único plan".
"Admito que nuestra política todavía no ha sido suficientemente exitosa: las tasas de inflación en Europa han estado en niveles muy bajos de casi el 0% durante bastante tiempo", señaló Praet en una entrevista con la publicación belga 'Knack'.
En este sentido, añadió que este es el motivo por el que el BCE sigue adoptando las medidas necesarias para impulsar la inflación hasta el 2% en el medio plazo, un objetivo que se ha ido posponiendo constantemente debido a factores como el descenso de los precios del petróleo o el peor comportamiento económico de los mercados emergentes.
Praet recalcó que el BCE ha decidido mantener su política acomodaticia hasta marzo de 2017, aunque incidió en la necesidad de tener cuidado de no poner en peligro la credibilidad del BCE cambiando este horizonte.
"No hay un plan B, hay un único plan. El BCE está listo para adoptar todas las medidas que sean necesarias para llevar a la inflación al 2%. Si imprimes dinero suficiente, siempre consigues inflación. Siempre", subrayó.
A este respecto, matizó que si los precios de las materias primas y el petróleo se desploman, es "más difícil" conseguir que la inflación suba. "Si toda una serie de factores ocurren, no puedes hacer otra cosa que posponer la fecha en la que esperas alcanzar una mayor tasa de inflación", agregó.
En esta línea, reiteró que el BCE continuará aplicando está política acomodaticia toda el tiempo que sea necesario, es decir, hasta que la inflación avance de forma sostenible hacia su objetivo del 2%. Teniendo en cuenta la actual situación económica, Praet calculó que se mantendrá al menos hasta 2017, y más tiempo si fuera necesario.