Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisa propondrá a los trabajadores una reducción salarial del 8 por ciento

El consejero delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. EFE/Archivotelecinco.es
El grupo Prisa negociará con los representantes sindicales de sus empresas una reducción del 8 por ciento del sueldo, que comenzará a aplicarse a partir del primer día de julio y que se prolongará hasta finales del 2010.
Durante la celebración de la Junta General de Accionistas del Grupo Prisa, su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, ha anunciado que para los directivos que ganan más de 100.000 euros, la bajada salarial no tendrá "compensación alguna", mientras que en el caso de los trabajadores sujetos a convenio, la reducción será "similar" y se hará a cambio de una disminución de la jornada laboral.
"Atravesamos una situación difícil, me atrevería a decir que extremadamente difícil, pero no es ni desesperada, ni caótica, ni amenaza a la continuidad del grupo".
Cebrián ha destacado la "singular composición" de los ingresos del grupo, en los que menos del 28 por ciento proceden de la publicidad, un aspecto que permite "encarar" la crisis "con solvencia y capacidad", ha dicho.
Sin embargo, para mantener la rentabilidad del grupo y responder a los problemas de la situación económica, Prisa aplicará "rigurosos planes de austeridad y control de gasto", como la contención salarial de su plantilla, una política que "pretende proteger a los trabajadores con menor nivel adquisitivo y contribuir a nivelar de paso las escalas salariales", ha asegurado.
Sobre este punto, el presidente del Comité de Empresa de El País, Juan Gil, ha intervenido en la junta y ha lamentado las decisiones unilaterales del grupo y la falta de diálogo mantenida en los últimos meses, a lo que Cebrián ha respondido que "mantenerse obliga a veces a tomar medidas muy dolorosas para todos" pero "hay que defender el futuro de esta empresa" para los próximos 15 o 20 años".
Además, Cebrián ha puntualizado que Prisa está abierta al diálogo "pero todos tenemos nuestras responsabilidades" y la del grupo es cambiar el modelo productivo para superar una crisis que es de "enorme gravedad" y que "según el optimista Gobierno de Zapatero" durará dos años más, lo que significa que "de cuatro o cinco años más de crisis no nos apea nadie", ha pronosticado.
Por su parte, el presidente del grupo, Ignacio Polanco, ha recordado que Prisa cerró el 2008 con un beneficio neto de 83 millones de euros aunque ha anunciado que por primer vez en dos décadas, y "habida cuenta de las circunstancias", el grupo no repartirá dividendos con cargo al ejercicio de 2008, ni tampoco lo hará hasta que se estabilice la deuda consolidada del grupo, probablemente no antes del 2011.
En ese sentido, Cebrián ha explicado que el grupo ya ha iniciado negociaciones para reestructurar la deuda de la compañía que quedará establecida antes de final de año.
Además, ha recordado que Prisa ha recuperado los derechos del fútbol para la televisión de pago y que ha abierto negociaciones con Imagina para crear un grupo audiovisual que "constituirá una de las empresas más importantes del sector a nivel global".
Por último, el presidente ha anunciado que el Consejo de Administración también "predicará la austeridad con el ejemplo" y reducirá el diez por ciento de su retribución agregada de 2007 hasta los 1,2 millones de euros, además de no percibir retribuciones por el ejercicio de 2008.
También ha anunciado que el Consejo de Administración ha decidido limitar la edad de los miembros que componen los órganos de gobierno del grupo a la edad de 75 años.