Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Proveedores de Abengoa ven el acuerdo "positivo" para la continuidad, pero "no deja de ser traumático"

La Asociación de Proveedores y Subcontratistas del grupo de empresas Abengoa SA (Aprosab) consideran "positivo" el preacuerdo alcanzado por los bancos integrados en el llamado G-7 y los principales tenedores de bonos para reestructurar la deuda del grupo andaluz y recapitalizarlo, aunque esta asociación reconoce que el plan "no deja de ser traumático para todas las partes".
Fuentes de Aprosab han indicado a Europa Press que este preacuerdo "da viabilidad a la compañía, y eso siempre es bueno", aunque recuerda que dicho acuerdo contempla una quita para los proveedores del 60 por ciento de la deuda.
Consideran que en este preacuerdo "ha imperado el valor de la deuda, de forma que la deuda manda y el acreedor impone sus intereses".
No obstante, apuntan que esta nueva situación "da más estabilidad a la compañía que la situación anterior", toda vez que el acuerdo actual con bonistas y banca "es positivo, pues garantiza la continuidad de la multinacional".
Han indicado que ahora "queda por ver cómo se traduce el acuerdo a la pata de los proveedores y cómo encaja este acuerdo dentro de la propuesta". En ese sentido, espera que el acuerdo final "sea lo menos dañino posible", aunque reconocen que "el daño está hecho, pues la deuda está ahí y con una propuesta de quita del 60 por ciento".
"El plan no deja de ser traumático para todas las partes", han aseverado las fuentes, quienes han indicado que la asociación "ha mantenido informados a los acreedores asociados" y ahora estas empresas proveedoras y subcontratistas "deberán decidir si serán representados por la propia asociación en la negociación de la adhesión al plan o bien si quieren negociar de forma unilateral la adhesión o no al acuerdo".
Las fuentes han valorado que la asociación "ha logrado abrir línea directa de diálogo con Abengoa, por lo que ahora recabará entre los proveedores si quiere que representen los intereses globales o quieren adherirse individualmente".
Asimismo, la tercera fase de la asociación es tratar de buscar y gestionar ayudas, tanto de carácter público como privado, aunque reconocen que ello se ve dificultado por la dispersión de los propios proveedores, repartidos por la geografía nacional e internacional.