Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont bajará el IRPF a las rentas bajas y no lo subirá a las altas

Saldrá adelante si la CUP apoya los Presupuestos en el Parlament
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado este jueves su voluntad de bajar el IRPF a las rentas bajas y no subirlo a las altas, una medida que quiere introducir en el Presupuesto de este año en el trámite parlamentario, iniciado esta semana.
Al inaugurar la XXXII Reunión del Círculo de Economía, ha lamentado que los ciudadanos en Cataluña pagan muchos impuestos y ha proclamado: "Ha llegado el momento de aligerar la presión fiscal a los catalanes".
Las cuentas que el Gobierno catalán presentó el martes en la Cámara no incluían ninguna medida de este tipo, y --aunque Puigdemont no lo ha detallado-- fuentes del Ejecutivo catalán han explicado que las cuentas se modificarán con una enmienda que presentará JxSí.
Esta propuesta de Puigdemont puede acercar un acuerdo con la CUP --de cuyos votos depende la tramitación de las cuentas--, aunque no colma todas las demandas de los anticapitalistas, ya que también exigen subir el IRPF a las rentas altas.
El presidente ha recordado que rebajar el IRPF a las rentas bajas también estaba contemplado en el programa electoral con el que JxSí ganó las elecciones autonómicas.
IMPACTO "EN TRES AÑOS"
Puigdemont descarta subir el IRPF a las rentas altas y asegura que bajarlo a las rentas bajas es posible ya que no tendría un impacto en las cuentas públicas hasta dentro de "tres años", ya que es cuando la Generalitat liquida el impuesto con el Estado.
NO HA DECIDIDO SI SERÁ EN EL TIPO O CON DEDUCCIONES
"La medida no es imprudente ni pone en riesgo los Presupuestos de la Generalitat porque no se verían afectados hasta dentro de tres años", y ha añadido que está por ver si la rebaja se materializa modificando el tipo impositivo o a través de las deducciones.
Así, Puigdemont sostiene que esta bajada de los impuestos tendría un impacto en las cuentas públicas dentro de tres años, cuando ha pronosticado que el "contexto" económico será mejor y, por lo tanto, podría soportar esta medida tributaria.
"En Cataluña pagamos muchos impuestos", ha lamentado Puigdemont, y ha dicho que el principal problema catalán es su financiación, ya que, a su juicio, Cataluña genera muchos recursos de los que luego no puede disponer al no tener una hacienda propia.
También ha dicho que el nivel de los precios en esta CCAA es superior a la media estatal, lo que también supone pagar más impuestos en este sentido, y ha pedido que el próximo sistema de financiación tenga en cuenta esta peculiaridad.
MAYORÍA SÓLIDA
Todos los grupos de la oposición en el Parlamento regional menos la CUP han presentado enmienda a la totalidad a las cuentas, por lo que Puigdemont depende de los 'cupaires' para sacarlas adelante, y asegura que ve factible un acuerdo para aprobarlas a finales de julio.
"Es una mayoría muy sólida y no preveo que en esta mayoría haya ningún tipo de fisura", ha pronosticado el presidente, que para aprobar las cuentas necesita que voten a favor al menos dos de los 10 parlamentarios de la CUP y que los otros ocho se abstengan.
Puigdemont lo ha dicho junto al presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, al abrir la XXXII Reunión de la entidad, que ahondará sobre los retos del siglo XXI para empresa, política y sociedad, con el apoyo de CaixaBank, KPMG e Indra, desde este jueves hasta el sábado en Sitges.