Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont se declara "poquísimamente responsable" de la rebaja de la nota de Cataluña por Moody's

El president de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, ha achacado el empeoramiento de la calificación crediticia de la región por parte de la agencia Moody's a la imposibilidad del gobierno autonómico de recaudar el 95% de sus impuestos, lo que hace que dependa del Estado, y ha afirmado que este 'status quo' hace que su gobierno sea "poquísimamente responsable de esta situación".
Moody's rebajó este jueves otro escalón --de Ba2 a Ba3, con perspectiva negativa-- la calificación de Cataluña por la "debilidad de su posición fiscal", a raíz del "fracaso" de la Generalitat para "transformar su deuda a corto plazo en deuda a largo plazo", lo que a juicio de la agencia "no indica una reducción de la voluntad y capacidad del Gobierno central para ayudar a través del Fondo de Liquidez (FLA)" con una financiación "barata".
Así, la agencia cree que esta situación se debe a una posición fiscal "más desafiante de lo previsto" y que "probablemente seguirá debilitándose" como consecuencia del incremento del déficit catalán, que no será posible reducir por la situación institucional actual de un gobierno en minoría y por el sistema de financiación, que impedirá reducir la deuda.
Sin embargo, durante su intervención en Fórum Europa, Puigdemont ha hecho una interpretación diferente del informe de Moody's, recordando las "coletillas" que incluye de forma "recurrente" respecto a que lo que "preocupa" es "si el Estado español va a cumplir con sus obligaciones financieras", algo que "no siempre es evidente".
LA SOLUCIÓN ES "FÁCIL".
"Las agencias de rating saben que nosotros no somos responsables de la recaudación de los ingresos de la Generalitat. El 95% de lo que se recauda en Cataluña lo recauda el Estado. Por tanto, nosotros somos poquísimamente responsables de esta situación", ha insistido el president.
En estas circunstancias, la solución es "fácil", a su entender, ya que pasa únicamente por que el Ejecutivo central permita a la Generalitat recaudar sus propios tributos. "Nos gustaría ser (responsables) y que las agencias calificaran el riesgo de Cataluña a partir de nuestro ejercicio. Por eso pedimos que nos dejen recaudar y veremos qué calificación recibimos luego", ha zanjado.