Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RBS asumirá un impacto de 3.300 millones en sus cuentas del último trimestre de 2015

Royal Bank of Scotland (RBS), entidad participada en un 73% por el Gobierno británico, asumirá en sus cuentas del cuarto trimestre de 2015 un impacto negativo de 2.498 millones de libras esterlinas (unos 3.300 millones de euros) en relación con las provisiones por litigios en EEUU y la comercialización indebida de seguros de protección de pago.
Las acciones de la entidad británica han llegado a caer casi un 6% en la apertura de la Bolsa de Londres, marcando un mínimo de tres años en 246 peniques, aunque posteriormente recuperaban parte del terreno perdido y cedían un 1,90%, hasta 255 peniques, lejos de los 502 peniques de media por acción abonados por el Gobierno británico en el rescate de la entidad.
En concreto, la entidad escocesa ha informado de que asumirá un impacto negativo de 1.500 millones de libras esterlinas (1.980 millones de euros) en sus resultados del cuarto trimestre por las provisiones relacionadas con las demandas por la comercialización de titulizaciones hipotecarias en EEUU. Hasta la fecha, el banco ha provisionado 3.800 millones de libras por este motivo (5.018 millones de euros).
RBS asumirá en sus cuentas del cuarto trimestre un impacto negativo de 500 millones de libras (660 millones de euros) por la incorrecta comercialización de seguros de protección de pagos (PPI), lo que eleva el montante acumulado por este motivo a 4.300 millones de libras (5.680 millones de euros).
Asimismo, la entidad británica indicó que sus resultados del último trimestre de 2015 se verán lastrados en 498 millones de libras (654 millones de euros) por ajustes en el valor de sus activos en el área de banca privada.
Por otro lado, el banco informó de que realizará una aportación de 4.200 millones de libras (5.532 millones de euros) al programa de pensiones de la entidad, que cuenta con más de 230.000 miembros y que desde 2006 no admite nuevos miembros.
"Tengo la determinación de dejar atrás las cuestiones del pasado y garantizar que RBS es un banco más seguro y más fuerte", declaró el consejero delegado de RBS, Ross McEwan.