Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RBS provisiona alrededor de 3.759 millones adicionales para gastos por litigios

Royal Bank of Scotland (RBS), controlado en un 82% por el Gobierno británico, ha provisionado casi 3.100 millones de libras (3.759 millones de euros) adicionales, principalmente con el objetivo de cubrir gastos por litigios, según informó el banco, que anuncia además que el comité ejecutivo de la entidad no recibirá bonus por el ejercicio 2013.
En concreto, el consejo de administración de RBS ha decidido destinar 1.900 millones de libras (2.304 millones de euros) para hacer frente a varias reclamaciones, especialmente aquellas que afectan a los valores respaldados por hipotecas basura, tras las últimas decisiones de los reguladores y los acuerdo judiciales.
Asimismo, ha decidido destinar 465 millones de libras (564 millones de euros) adicionales a los Seguros de Protección de Pagos (PPI por sus siglas en inglés), ya que las reclamaciones en este sentido se mantuvieron estables en el cuarto trimestre de 2013, en vez de descender como esperaba, y se prevé que sigan así durante un periodo prolongado.
En esta misma línea, destinará 500 millones de libras (606 millones de euros) más para productos de cobertura de tipos de interés, ante unos mayores volúmenes y pagos adelantados, una recalibración de su metodología tras la experiencia del cuarto trimestre y cargos administrativos adicionales.
Por otro lado, la entidad, que publicará sus resultados definitivos el 27 de febrero, añade que los gastos operativos de sus activos principales incluirán en el cuarto trimestre 200 millones de libras (242 millones de euros) adicionales por gastos legales.
El consejero delegado de RBS, Ross McEwan, explicó que con la crisis el banco se vio implicado en una serie de negocios en muchos países que se han enfrentado posteriormente a un fuerte escrutinio de los clientes y los reguladores.
"El tamaño de malas decisiones durante un periodo de tiempo implica que algunos problemas están todavía sólo emergiendo. La buena noticia es que ahora somos un banco mucho más fuerte y podemos gestionar estos costes mientras apoyamos a nuestros clientes", afirmó.
En este sentido, añade que en los últimos años se han gastado miles de millones para resolver cuestiones judiciales cuyos costes eran imposibles de prever cuando el banco fue rescatado en 2008. Estos se suman a los costes de reestructurar los activos problemáticos del banco y devolver su financiación a niveles "prudentes" tras la crisis financiera.
Por otro lado, según recoge 'Financial Times', el banco ha anunciado que McEwan no recibirá ningún bonus ni por el ejercicio 2013 ni 2014, así como que todos los miembros del comité ejecutivo de la entidad tampoco por el desempeño del banco el pasado año.