Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy cree que la CE "hace bien" en advertir contra el déficit y reafirma su compromiso su reducción

Tratará de pactar el Plan de Estabilidad y el PNR pero lo enviará a Bruselas aunque sea sin acuerdo con el resto de partidos
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha rebajado este viernes las expectativas sobre su posible disposición a negociar con la Comisión Europea (CE) una flexibilización del objetivo de déficit, reafirmando su compromiso con la consolidación fiscal y asegurando que Bruselas "hace bien" en advertir contra los desequilibrios presupuestarios.
Tras su encuentro con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de este jueves, Mariano Rajoy aseguró que el Ejecutivo comunitario actúa siempre con "inteligencia y flexibilidad" con los países que, como España, están comprometidos con la reducción del déficit, dejando así la puerta abierta por primera vez a negociar una senda más laxa de consolidación fiscal tal y como piden la formación naranja y otros partidos.
Sin embargo, en la rueda de prensa posterior a su reunión de apenas media hora con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el presidente en funciones ha afirmado con rotundidad que para él la estabilidad presupuestaria es "un requisito 'sine qua non' para que haya crecimiento y empleo" por lo que mientras él siga al frente del Gobierno el país "seguirá haciendo esfuerzos para ir corrigiendo el déficit público".
EUROPA HA CERRADO LA PUERTA
El presidente del Gobierno enfría así las expectativas, después de que responsables comunitarios como el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, o el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, hayan insistido en las últimas horas en que España tiene que ajustar el Presupuesto de 2016 para cumplir sus compromisos porque en ningún caso tendrá más flexibilidad.
"Creemos que la Comisión Europea hace bien cuando advierte a los países que es fundamental tener poco déficit e ir reduciendo la deuda pública, porque eso permite tener economías competitivas y que los países progresen. A partir de ahí, las dificultades concretas de un año u otro se hablará o no con la Comisión en su momento", ha añadido Rajoy.
Además, el líder del PP también ha matizado sus palabras de este jueves, cuando afirmó que el déficit público cerró 2015 en el 4,5% del PIB, admitiendo así por primera vez que se había superado el objetivo pactado del 4,2%. "Hemos hecho un gran esfuerzo estos cuatro años, hemos bajado del 9,1% a prácticamente la mitad, aunque todavía no tenemos los datos definitivos", ha precisado.
"EL GOBIERNO ESTÁ EN FUNCIONES PERO NO ES INEXISTENTE"
Por otra parte, ante la posibilidad de que el primer debate de investidura concluya sin presidente y que las negociaciones se alarguen todavía durante meses, se le ha preguntado al presidente qué ocurrirá con el Plan de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas que todos los estados miembros deben enviar a Bruselas en abril, y que incluyen los compromisos para todo el ejercicio.
"Es evidente que, al igual que con el tema británico (ante el Consejo Europeo del 18 y 19 de febrero) hablaremos con el resto de fuerzas políticas (para consensuar una posición), pero una cosa es estar en funciones y otra cosa es no existir", ha replicado Rajoy.
Es decir, ha tratará de llegar a un "mínimo consenso" con los partidos con representación parlamentaria para que España pueda "cumplir con sus obligaciones como nación" y espera que "la gente actúe con sentido común" algo que, a su juicio, "tampoco es tan difícil en este asunto".
"Pero en cualquier caso no tendría ningún sentido, si no hubiera ese consenso, no presentar el documento porque no daríamos una imagen muy razonable como país", ha concluido el presidente en funciones, que enviará a Bruselas los documentos requeridos de un modo u otro.