Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy pide la "mayor celeridad" para el plan de 300.000 millones de Juncker para crecimiento y empleo

Los líderes europeos se comprometen a corregir la "rigidez" que frena el gasto de los 6.000 millones para el paro juvenil El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este miércoles que la Unión Europea ponga en marcha "a la mayor celeridad" el plan de inversión público-privado de 300.000 millones de euros en tres años para el crecimiento, el empleo y la competitividad anunciado por el próximo jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.
Los líderes europeos se comprometen a corregir la "rigidez" que frena el gasto de los 6.000 millones para el paro juvenil
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este miércoles que la Unión Europea ponga en marcha "a la mayor celeridad" el plan de inversión público-privado de 300.000 millones de euros en tres años para el crecimiento, el empleo y la competitividad anunciado por el próximo jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.
"Nosotros ya hemos aprobado en el mes de junio un plan de inversiones importante para España y podríamos gastar esos recursos si se decidiera pronto el poner en marcha ese programa", ha declarado Rajoy a la prensa en Milán, al término de la cumbre europeo organizada por Italia para examinar nuevas medidas para reducir el paro juvenil en Europa.
Rajoy ha señalado que es "muy importante" que la propuesta de Juncker salga adelante "a la mayor celeridad posible" y ha asegurado que durante la reunión de jefes de Estado y de Gobierno ha habido un acuerdo "bastante general" sobre este punto.
El presidente del Gobierno también ha indicado otros elementos de consenso entre los líderes europeos, incluida la necesidad de favorecer el crédito a las pymes, para lo que ha pedido un papel "más importante" del Banco Europeo de Inversiones (BEI).
Las discusiones de la reunión en Milán se han centrado especialmente en el uso de los 6.000 millones de euros comprometidos por la UE para apoyar medidas específicas que impulsen la creación de empleo entre los jóvenes.
Unos recursos disponibles para los años 2014 y 2015, pero que apenas se han utilizado por la "rigidez" de los procedimientos para gastarlos, según se han quejado en rueda de prensa tanto el presidente de la Comisión saliente, José Manuel Durao Barroso, y el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy.
Sobre estos fondos, de los que 1.800 millones corresponderían a España por ser el país de la UE con un mayor índice de paro juvenil, Rajoy ha pedido que la Unión Europea los adelante, para evitar que una inversión inicial del Gobierno repercuta negativamente en el déficit público.
"España ya ha puesto en marcha esos fondos, pero sería importante adelantarnos para que no nos afecten a nuestro déficit público, ya que el reducirlo le ha dado mucha credibilidad a la política española", ha explicado.
"Es evidente que el Gobierno ya ha puesto en marcha ese programa. Yo no voy a estar esperando a que me den los fondos dentro de cinco años y mientras tanto no hacer nada", ha proseguido el presidente, para después matizar que "vendría muy bien" el reembolso de las arcas comunitarias porque supondría una "rebaja" en el déficit público.
El mandatario francés, François Hollande, por su parte, también se ha referido a la necesidad de "simplificar" los procedimientos y "acortar los plazos" para "hacer más y mejor" con estos fondos.
Hollande llegó a la reunión planteando que la UE debería comprometer otros 20.000 millones en los próximos cinco años, pero al término del encuentro ha cambiado su discurso para pedir que "antes de hablar de nueva financiación se consuman los que se han desbloqueado".
"El problema no es que no haya dinero, el problema es que no sale de la caja por las dificultades para gastarlo", ha dicho también la canciller alemana, Angela Merkel, quién, no obstante, ha pedido un esfuerzo para reexaminar las necesidades del mercado laboral e invertir en "los empleos del futuro, no los del pasado".
La canciller ha aprovechado para recordar que "faltan jóvenes cualificados" en el mercado alemán y que su Gobierno ha lanzado un programa para atraer mano de obra cualificada "al que pueden acudir jóvenes de España, de Grecia".