Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy garantiza diálogo con los agentes sociales, pero avisa de que será "firme y valiente" en sus decisiones

Asegura que España "necesita un chute de confianza" y espera que la deuda pública española no quede "estigmatizada"
El presidente del PP y candidato a las elecciones generales del próximo 20 de noviembre, Mariano Rajoy, ha afirmado este lunes que si gana los comicios su Gobierno buscará el diálogo y el entendimiento con sindicatos y empresarios, porque la labor que el país tiene por delante es "gigantesca y muy compleja".
Ahora bien, Rajoy ha avisado de que su gobierno también sería un gobierno "firme y valiente", que introducirá cambios en la legislación laboral para hacer más atractivo contratar y para que la negociación colectiva se acerque "lo más posible" al nivel de empresa.
"El mío sería un gobierno de diálogo y de búsqueda de entendimiento, pero sería también un gobierno firme y valiente, y yo le diré a los sindicatos que el mundo ya no va por ahí, que hay cosas que han cambiado y que buena parte de los puestos de trabajo que se han perdido en España en los últimos años es porque tenemos una legislación laboral que no existe en ningún país del mundo", ha explicado Rajoy en declaraciones a la Cope recogidas por Europa Press.
El candidato 'popular' ha añadido que él quiere una legislación laboral "que anime a contratar, que cree empleo, que dé seguridad al trabajador, pero que no suponga un obstáculo para que el empresario pueda contratar".
En este sentido, ha avanzado que su intención es ir hacia un modelo de contratación de tres o cuatro contratos, con un contrato indefinido cuya indemnización "no sea la de 45 días". "Hay demasiados contratos, hay que ir a un modelo de tres o cuatro contratos, donde también habrá temporales. Es un tema sobre el que habrá que trabajar", ha dicho Rajoy, que no ha especificado qué indemnización tendría el mencionado contrato fijo.
En relación con los casi cinco millones de parados españoles, el presidente del PP ha asegurado que, aunque "no tiene una varita mágica", sí que puede hacer una política "infinitamente más sensata, coherente, responsable, lógica y nada frívola que la que se ha hecho en los últimos años".
"UN CHUTE DE CONFIANZA".
Rajoy ha subrayado que España necesita "un chute de confianza" y, aunque "un cambio de gobierno ya da un poco de confianza", ha apostado por diseñar un plan a cuatro años, que al contrario de las "improvisaciones, ocurrencias y rectificaciones" del Gobierno socialista, dé seguridad a los españoles sobre lo que hay que hacer y cómo.
En dicho plan se contemplarían lo que son las prioridades más inmediatas para Rajoy en caso de ganar las elecciones: controlar el déficit público, reestructurar el sistema financiero y acometer reformas estructurales, la primera de ellas una reforma fiscal para beneficiar a los emprendedores.
Rajoy ha subrayado que la cumbre europea del miércoles es de una "importancia capital" y ha expresado su confianza en que "no se ponga en tela de juicio" la deuda pública española. En este sentido, el presidente del PP ha garantizado que apoyará al Gobierno socialista en todas las decisiones que tome para que la deuda pública española "no quede estigmatizada". "Eso es lo peor que nos podría pasar. Nos jugamos muchísimo, no para 48 horas, sino para los años siguientes", ha afirmado.
El candidato del PP ha calificado de "preocupante" que instituciones y organismos internacionales tengan dudas sobre que el déficit público español vaya a acabar este año en el 6% del PIB, tal y como comprometió el Gobierno, y sobre el hecho de que el Banco Central Europeo (BCE) esté comprando deuda española "porque el mercado no la compra".
Rajoy ha reconocido que el objetivo de déficit del 1,3% del PIB que se ha fijado para las comunidades autónomas este año "es muy difícil de cumplir" y ha afirmado que para mejorar los ingresos, su Gobierno recortará gastos e intentará elevar los ingresos. "Para no recortar, mi primera prioridad son las pensiones, pero para recortar son los entes y organismos públicos", ha dicho.
SI HAY ENTIDADES QUE NO PUEDEN FUNCIONAR, QUE NO SIGAN.
Con respecto a los problemas del sistema financiero, el presidente del PP ha asegurado que "no es partidario" de que los contribuyentes "paguen los agujeros" de bancos y cajas.
"Creo que aquellas entidades que no pueden funcionar por tamaño, capacidad o deuda en el mundo moderno que vivimos, pues no deben continuar", ha opinado Rajoy, que ha añadido que en esos casos pueden ser subastadas, como en el caso de la CAM, o fusionarse con otras entidades. En el supuesto de que una entidad necesitara dinero para absorber a otra, el candidato 'popular' ha dicho que podría haber préstamos, pero para ser devueltos.
Rajoy, que no ha querido entrar demasiado en la gestión de Miguel Ángel Fernández Ordóñez al frente del Banco de España, ha calificado de "bochornoso" que se estén dando indemnizaciones millonarias a directivos de entidades intervenidas y ha celebrado que en algunos casos se quiera obligar a los antiguos gestores a la devolución del dinero, como ha ocurrido en NovacaixaGalicia.