Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy dice que si gobierna seguirá reduciendo déficit y deuda porque es "positivo para España"

Sostiene que la vía para recaudar más no es subir impuestos "salvo una situación límite"
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha afirmado este sábado que si gobierna tras las elecciones generales del 26 de junio seguirá trabajando para reducir el déficit y la deuda porque cree que es "positivo para España" y quien debe es menos libre, y se ha mostrado satisfecho con la flexibilización que ha otorgado Bruselas a España para situar el déficit por debajo del 3% en 2017 en vez de 2016, lo que ha calificado de razonable y positivo.
En la clausura de la XXXII Reunión del Círculo de Economía en Sitges (Barcelona), ha asegurado que está convencido de que no habrá multa de Europa a España por incumplir el objetivo de déficit de 2015 porque el Gobierno central viene haciendo esfuerzos desde hace años y está convencido de que "hacer bien las cosas es rentable" porque baja el coste de la financiación en los mercados.
RESPONSABILIDAD COMPARTIDA
Ha agregado que reducir el déficit es una responsabilidad compartida de todas las administraciones españolas, y ha reprochado: "Algunos dicen: no lo cumplo porque no me dan lo que me corresponde, y como no se puede demostrar, no llegamos a parte alguna".
Rajoy ha hecho hincapié en que la clave para mejorar la financiación autonómica está en la recaudación, que a finales de 2015 todavía no llegaba a niveles de 2007, y ha asegurado que la vía para recaudar más no es subir impuestos "salvo una situación límite", sino generar actividad económica y empleo para que aumenten los ingresos tributarios y se vuelva a llenar la hucha de la Seguridad Social.
Ha aseverado que es la única política económica sensata, y que tras el 26J se debe hacer un gobierno estable, sensato y que no haga genialidades: "No se gobierna con tuits, esto requiere hacer las cosas bien, pensar lo que se hace y requiere poca demagogia y poca frivolidad".
El presidente en funciones ha insistido en la defensa de la fórmula de apertura, reformas y ambición que ha utilizado su Gobierno para salir de la crisis, y ha abogado por seguir aplicándola para llegar "en un futuro no muy lejano a la salida de la crisis iniciada en 2007, es decir, recuperar los 20 millones de personas con empleo".