Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy se plantea el abaratamiento del despido... o no

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha asegurado que para salir de la actual crisis económica habría que "controlar el gasto público", reestructurar el sistema financiero para facilitar el crédito y llevar a cabo una reforma laboral que puede suponer "abaratar el despido o no".
En una entrevista en la Cadena Ser, Rajoy se mostró a favor de realizar algunos cambios en el mercado de trabajo para mejorar la formación, fomentar una negociación colectiva "más flexible" y acabar con la dualidad de contratos.
Se refirió en concreto a la diferente indemnización que reciben las personas cuando son despedidas, especialmente en el caso de los empleados temporales, que tienen derecho a una indemnización por año trabajado "en unos casos de ocho días y en otros de cero".
El líder de los populares aseveró que "con el sistema actual no vamos a ninguna parte" y por eso instó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a "liderar" los cambios para que España deje de ser el país de Europa con "mayor temporalidad".
Además, reclamó que la negociación colectiva sea "más flexible" con el fin de que puedan establecerse "todo tipo de convenios" y que se pueda "mejorar la formación" a los trabajadores que ahora imparten sindicatos y empresas sin que luego se cualifiquen esos cursos.
Rajoy también abogó por "acabar con el monopolio del Inem" como intermediario del mercado de trabajo, porque, en su opinión, los datos demuestran que "no funciona".
Junto a la reforma del mercado laboral, que señaló como clave para salir de la crisis, Rajoy apostó por otras dos grandes actuaciones en materia económica, como “controlar el gasto público" y "reestructurar" el sistema financiero.
A su juicio, es imprescindible que las administraciones públicas reduzcan su déficit y la deuda con toda clase de medidas, incluida la "congelación" de la oferta pública de empleo para que no se convoquen más plazas de funcionario en estos momentos, con la excepción de las vacantes en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Respecto al sistema financiero, alegó que "sin crédito no hay dinero" y por eso es necesario garantizar la solvencia de los bancos y cajas de ahorro para que puedan dar créditos a las empresas y las familias y salir antes de la crisis.