Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy, "preocupado" por el parón de socios europeos, cree que lo peor ha pasado en España y la eurozona

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha admitido su preocupación ante la desaceleración de algunos de los principales socios comerciales de España y del conjunto de la eurozona, aunque ha expresado su confianza en que tanto en España como en Europa "lo peor ha pasado".
"La situación me preocupa desde ese punto de vista", dijo Rajoy en una rueda de prensa en Milán en el marco de la Cumbre ASEM (Europa-Asia) al referirse a las peores perspectivas económicas de países como Francia o Alemania, principales socios comerciales de España, así como de Italia.
"Nos gustaría que a nuestros socios les vaya lo mejor posible", dijo el presidente español, quien, no obstante, consideró que "lo peor en España ha pasado y creo que en Europa también".
En este sentido, Rajoy subrayó que el Gobierno español no va a cambiar sus previsiones macroeconómicas, que anticipan un crecimiento del 1,3% este año y del 2% el siguiente, a pesar de que otros países, como Alemania, hayan revisado recientemente y de forma significativa sus expectativas para 2014 y 2015.
Por otro lado, el presidente del Gobierno destacó la labor del Banco Central Europeo (BCE), que ha tomado "algunas decisiones importantes en las últimas fechas", en alusión a la facilidad negativa de depósito, a las subastas condicionadas de liquidez y a la compra de titulizaciones y cédulas hipotecarias.
Asimismo, Rajoy recordó que el BCE tiene que guiarse por lo que dicen los tratados en cuanto a la inflación, cuyo objetivo de estabilidad se sitúa algo por debajo del 2%.
A este respecto, el presidente apuntó que, aunque una baja inflación tiene algunos efectos positivos para España, porque los trabajadores ganan poder adquisitivo, "se necesita un poquito más de inflación" y sugierió que "una buena inflación sería entre el 1,5% y el 2%".
Sin embargo, Rajoy reconoció que el BCE no puede por sí sólo resolver todas las dificultades por lo que es "muy importante" perseverar en las reformas.