Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renfe convoca a los maquinistas a una reunión para intentar evitar nuevos paros

Eleva hasta 413.000 los viajeros afectados por cancelaciones y retrasos en las dos primeras jornadas de huelga
Renfe ha convocado al sindicato de maquinistas Semaf a una reunión prevista para la tarde de este viernes, con el fin de alcanzar un acuerdo que "permita desconvocar" los paros convocados en la compañía ferroviaria para los próximos días, según anunció la operadora.
La reunión tendrá lugar después de que en la mañana del lunes los maquinistas decidieran ampliar su calendario de paros con tres huelgas más que han fijado para los días 24 y 29 de junio, y 1 de julio, fechas que coinciden con la primera fase de la 'operación salida' de las vacaciones de verano.
Estas nuevas huelgas se sumarán a las dos que aún le restan por llevar a cabo del calendario que ya estaba convocado (la de mañana martes, 14 de junio, y la del jueves día 16) y las dos que ya han realizado (el del viernes 10 de junio y el del domingo 12).
Con la convocatoria de una reunión con Semaf, Renfe pretende "alcanzar un acuerdo que permita desconvocar las huelgas de los próximos días".
Según la operadora, el "origen del conflicto" reside en el número de maquinistas necesarios en Renfe Mercancías y en los centros a los que deben incorporase, y en "otras cuestiones relativas al modo de acceso a vacantes indefinidas y a la movilidad geográfica y funcional dentro de la empresa".
AUMENTAN LOS AFECTADOS.
La compañía ferroviaria ha elevado hasta 413.000 el número de viajeros afectados por las dos primeras jornadas de huelga secundadas por los maquinistas.
En concreto, 88.000 pasajeros vieron sus trenes cancelados (un total de casi 300) y tuvieron que ser transbordados en autobús, y otros 325.000 viajeros más registraron retrasos en sus trayectos.
En un comunicado, Renfe "lamentó" los "perjuicios" que los paros están ocasionando a sus clientes, y manifestó su "agradecimiento" a sus trabajadores "por el esfuerzo extra realizado en los últimos días.