Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Repsol aprueba la reelección de Isidro Fainé y Gonzalo Gortázar como consejeros

La junta general de ordinaria de accionistas de Repsol ha aprobado la reelección como consejeros del presidente de Caixabank, Isidro Fainé, y del consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar Rotaeche, ambos por el plazo estatutario de cuatro años.
Fainé, vicepresidente primero de la petrolera, fue nombrado consejero de Repsol en diciembre de 2007 y posteriormente ratificado y nombrado por la junta de accionistas en 2008 y reelegido en 2012.
Por su parte, Gortázar fue nombrado consejero dominical de Repsol en abril del año pasado, sustituyendo a Juan María Nin en el órgano rector de la petrolera, y ahora ha sido reelegido.
Además, la junta ha aprobado continuar con la fórmula de retribución de 'scrip dividend', por un importe aproximado de 0,80 euros por acción para el ejercicio 2015 (considerando el cerrado el pasado mes de enero y el que la sociedad tiene previsto ejecutar durante los meses de junio y julio).
SISTEMA RETRIBUTIVO PARA IMAZ.
Asimismo, se ha dado el visto bueno a la aplicación de un nuevo sistema retributivo para el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, referenciado al valor de las acciones de la compañía.
El nivel de cumplimiento de este sistema, que tendrá un peso del 10% sobre la retribución variable anual de 2016, vendrá determinado por la evolución de la cotización de la acción de Repsol frente a la muestra de otras compañías del sector: Total, Royal Dutch Shell, BP, ENI y OMV.
COMPENSACIÓN DE EMISIONES.
Por otra parte, Repsol compensará todas las emisiones de la junta general de accionistas mediante la contratación voluntaria de créditos de carbono generados por un proyecto internacional de protección del medio ambiente.
Desde 2012, la compañía cuantifica y verifica la huella de carbono de este evento y compensa sus emisiones para conseguir que el balance de las mismas sea cero. De hecho, fue la primera empresa española en recibir el certificado de verificación de la British Standards Institution para esta clase de actos.