Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roldán (AEB) antepone fusiones entre bancos españoles a panaeuropeas y no da por cerrado el ajuste de oficinas

Prevé que el saldo total de crédito cierre este año entre una caída el 2% y una subida del 2%
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha antepuesto las fusiones entre los bancos españoles a las panaeuropeas, debido a que el contexto europeo aún no está "maduro" por la incertidumbre regulatoria como para pensar en operaciones de concentración entre entidades de la zona euro.
Roldán ha valorado que en España se ha vivido ya una importante concentración que ha derivado en un mapa bancario con 15 bancos, por lo que ha puesto énfasis sobre todo en las fusiones nacionales. Al respecto, ha recordado que las fusiones panaeuropeas determinarán el éxito de la Unión Bancaria si no se materializan en el horizonte de los próximos diez años.
Durante su participación en los cursos de verano organizados por la APIE y la UIMP, patrocinados por BBVA, el presidente de la patronal bancaria ha definido como "muy complejo" el actual contexto que sufren los bancos, con una rentabilidad inferior a la exigida por el mercado.
En este sentido, ha defendido que las entidades dispondrán siempre de una "ventana abierta" para estudiar fusiones que les permitan ganar eficiencia y ahorrar costes aprovechando las economías de escala. "Para que haya fusiones tiene que haber una proposición de valor", ha matizado, para después emplazar a los gestores y accionistas de los bancos a valorar si eventuales operaciones resultan "interesantes".
OFICINAS Y PLANTILLAS EN NIVELES DE LOS 80.
Roldán ha valorado el esfuerzo realizado por la banca española para reducir oficinas y plantillas en torno a un 30% desde los máximos de 2008, hasta bajar a niveles de los años 80. Eso sí, ha advertido de que la revolución digital que afronta el sector denota que el ajuste no se puede dar por finalizado. "Los bancos tienen que estar atentos para mejorar los servicios al cliente y hacerlo de manera más eficiente", ha indicado.
"Uno de los problemas de la arquitectura financiera actual deriva de la anticipación de la reforma bancaria en la UE, esto es, se están introduciendo unos incentivos muy fuertes para reducir el tamaño del sector bancario en la UE y la eurozona, sin que en paralelo se estén creando alternativas de financiación de mercado", ha alertado.
CUELLOS DE BOTELLA EN FINANCIACIÓN EN EUROPA.
En este sentido, ha subrayado que las condiciones financieras reflejan que ahora no existe un 'credit crunch' en Europa, si bien no ha descartado "cuellos de botella" en la financiación una vez que avance el ciclo económico y la recuperación. "Sería el resultado de esa asimetría en la transición al nuevo estado estacionario para la financiación bancaria y para la de mercado", ha apuntado.
Precisamente, ha reivindicado la financiación de los bancos a la economía española y su contribución a la recuperación. El presidente de la patronal bancaria ha anticipado una mayor demanda de crédito solvente, con crecimientos del 16% en la financiación a familias, y ha estimado que el saldo total de crédito cerrará este año en una horquilla que oscilará entre una caída del 2% o un incremento del 2%. "Los bancos siempre cumplen su función de financiar a la economía", ha garantizado.