Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ron cree que las posibilidades de que prospere una "operación hostil" sobre Popular son "muy bajas"

El presidente de Popular, Ángel Ron, ha señalado este viernes que las posibilidades de que prospere una "operación hostil" sobre la entidad son "muy bajas" y ha destacado que el banco se siente "integrador", por lo que analizará cualquier oportunidad siempre y cuando dé valor al accionista.
En rueda de prensa de presentación de los resultados anuales, Ron ha afirmado que Popular es "objeto de deseo", pero no un "estigma" en los mercados, ya que la entidad tiene una fortaleza "enorme", teniendo en cuenta los resultados mostrados este año en su negocio 'core'.
El directivo ha insistido en que el banco está teniendo unos retornos "muy fuertes" en su negocio de pymes y de consumo, pese a que se han visto afectados por las provisiones que ha tenido que hacer por los activos que se adjudicó durante la crisis, una carga de la que tardarán algún tiempo en deshacerse.
Ron ha hecho hincapié en que cuando la economía española era uno de los destinos preferidos de los inversores, la acción de Popular subía, pero ahora que parece que hay dudas por la incertidumbre política, el valor se está viendo afectado.
CONTAGIO DEL EXTERIOR
En esta línea, ha señalado que en las últimas semanas el sector bancario español se está viendo lastrado en Bolsa por las dudas relacionadas con la reestructuración de las entidades financieras italianas, caracterizadas por su alta morosidad.
A ello se ha unido la incertidumbre política española y el hecho de que Portugal haya decidido incluir en el banco malo unos bonos de Novo Banco, lo que ha "prendido la llama de la desconfianza".
Ron ha defendido que la banca española no preocupa en Europa, debido a que ya afrontó sus reformas en el pasado y a día de hoy goza de una liquidez "desahogada".
Respecto a si 2016 será un año propicio para fusiones, el directivo ha manifestado que el sector está bajo presiones estructurales y coyunturales y ha subrayado que si esto persiste en el medio plazo - "y el medio plazo no es 2016"--, habrá entidades que tengan más presión en los ingresos.
Por otra parte, el presidente de Popular ha desvelado el interés de la entidad por el negocio de tarjetas de Barclays y ha apuntado que tienen "muchos interesados" en unirse al negocio de banca privada del banco.