Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosell afirma que el caso de Díaz Ferrán "hace daño" a la CEOE

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha reconocido que el procedimiento judicial contra Gerardo Díaz Ferrán, para quien el fiscal pide 15 años de cárcel, "hace daño" a la organización empresarial y ha deseado que "los jueces digan lo que tengan que decir, y a partir de ahí pura y simplemente acataremos la sentencia".
Rosell, que ha participado en el Foro Ser Navarra en Pamplona, ha señalado que "sin duda alguna" este caso afecta a la CEOE, "no vamos a decir que no". "Que tengamos en la situación que tenemos a un expresidente de la CEOE nos hace daño, porque de alguna manera ha sido el representantes de los empresarios españoles durante un tiempo", ha apuntado.
Ha señalado que "esto está en proceso judicial" y ha indicado que él tiene la relación personal que tiene con Díaz Ferrán "porque lo he conocido durante muchos años y tengo una opinión personal de él equis, y lo otro es el tema judicial".
En relación con Arturo Fernández, presidente de la Confederación Empresarial de Madrid, ha recordado que "tuvo una inspección, lo ha subsanado, ha pagado lo que tenía que pagar por unas diferencias en cuanto a cálculos de las retribuciones en especie y a partir de aquí se ha acabado el tema".
Rosell ha sostenido que "todos cometemos errores, todos tenemos temas de la Seguridad Social que hemos hecho mal, temas de IVA que hemos declarado mal". "Cuando tienes una inspección normalmente te vas con una pequeña multa. La semana pasada me devolvieron 40.000 euros de IVA de una reclamación de hace cuatro años, pero hasta hace cuatro años la culpa la tenía yo", ha apuntado.
El presidente de la CEOE ha puesto como ejemplo que a él mismo hace diez días le pusieron una multa de tráfico por saltarse un stop, y él no estuvo de acuerdo. "Según el policía local me salté un stop y yo dije que no me lo había saltado, porque iba a cero por hora prácticamente", ha indicado, para decir que le realizaron dos test de alcoholemia y en ambos el resultado fue de cero. "Me dijo que me iban a hacer una tercera prueba porque no era posible que saliera cero, pero es que yo no bebo, lo máximo que bebo es agua con gas. Un poco más y me ponen una multa también por beber", ha indicado.
En este sentido, ha señalado que "si por hacer una falta o por tener una multa, le ponemos una cruz a un señor, prácticamente tendremos cruces todos, no podremos vivir". "Si a un jugador de fútbol le ponen una amarilla y ya no le dejamos jugar, al final no tendremos jugadores", ha insistido, para señalar que hacen falta "leyes mucho más claras y mucho más entendibles".