Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosell: "Hay que encontrar la combinación de Gobierno que sea porque no puede haber terceras elecciones"

El presidente de la patronal critica una eventual subida de impuestos o la derogación de la reforma laboral
El presidente de la CEOE, Juan Rosell, cree que España "no puede ir a unas terceras elecciones", por lo que ha llamado a los cuatro grandes partidos políticos -PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos-- a "encontrar una combinación de Gobierno" cuanto antes tras el 26J. "La que sea, pero la tienen que encontrar", ha remachado.
Durante su participación en los cursos de verano organizados por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas de Prensa Económica (APIE) y patrocinados por BBVA, el patrón de patronos ha admitido que España ha seguido creciendo desde las elecciones del 20 de diciembre ajena a la paralización política, pero ha aludido también a que España se enfrenta en los próximos meses a "montañas de incertidumbres", como el un eventual 'Brexit'.
Así, ha recordado que en Italia también se han dado escenarios en los que ciertas combinaciones para formar Gobierno parecían remotas "y al día siguiente de las elecciones han sido posibles". "Todos podemos llegar a soluciones que hoy parecen imposibles", ha añadido.
Al mismo tiempo, aunque ha recalcado que "no hay que hacer populismos fáciles ni demagogia, que pueden ganar en el corto plazo, pero dejar consecuencias para siempre", ha llamado también a superar las confrontaciones entre políticas nuevas y viejas, neoliberales y socialdemócratas, y a "abrir todos los debates, sin extremismos ni hipotecas ideológicas". "Sin bandos de buenos ni malos", ha resumido.
REFORMAS DIFÍCILES.
En opinión de Rosell, está en juego el poder seguir tomando iniciativas para afianzar la salida de la crisis, tanto por el lado de los ingresos como de los gastos, ahora que aún soplan los vientos de cola.
Por un lado, ha indicado que, aunque se están recuperando los niveles de recaudación tributaria previos a 2007 en lo que se refiere a IRPF e IVA, no está ocurriendo lo mismo con el Impuesto de Sociedades, en el que el 75% de las empresas tiene bases imponibles negativas.
En este punto, ha pedido "seriedad" para aquellos que, como Podemos, piden una subida de impuestos, ya que eso sería "muy dañino" para las clases medias y bajas y apenas tendría un efecto recaudatorio en el caso de las rentas más altas. "Ahora mismo es difícil hacer variaciones en el IRPF", ha añadido.
Por el lado de los gastos, el presidente de la patronal ha indicado que la gran reforma pendiente es la mejora de la gestión de los recursos públicos a través de mayores sinergias entre administraciones, la evaluación de la gestión de las competencias transferidas a las comunidades autónomas y de la necesidad o no de reducir el volumen de empleados públicos.
"Se ha llevado a cabo, dentro de lo posible, una contención del gasto público, pero no ha dado resultados importantes. Se ha recortado la inversión productiva y esa no es una gran decisión, mientras que en lo que se refiere a la estructura de las administraciones se ha hecho poco", ha añadido.
DEJAR LA REFORMA LABORAL EN PAZ.
En la esfera de lo privado, el presidente de CEOE ha criticado la intención de las fuerzas de izquierdas de derogar la última reforma laboral porque implicaría legislar con carácter retroactiva, por lo que ha propuesto legislar a futuro partiendo de "la que tenemos".
Más aún, ha dicho que, más importante que tocar la reforma laboral es modernizar la negociación colectiva, que "por obsoleta está en peligro". Del mismo modo, ha señalado que el debate sobre la negociación colectiva es "la prioridad", por delante del coste del despido.
A FAVOR DE DEBATIR UNA SUBIDA DEL SMI.
Por otro lado, Rosell ha dicho que los empresarios "no tienen ningún miedo de abrir el debate" sobre la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), pero con cifras de cuántas personas lo cobran sobre la mesa, así como de una evaluación de los múltiples subsidios existentes.
No obstante, ha dicho que actualmente las empresas están empezando a obtener más beneficios y que eso debería ir traduciéndose en mejores salarios, al tiempo que ha señalado que con la inflación en negativo y subidas salariales pactadas del 1,1% de media en los últimos meses, "la recuperación del poder adquisitivo es un hecho".
Además, ha afirmado que "hay que empezar a cambiar el chip con los salarios", para otorgar progresivamente más peso al variable en función de parámetros como la productividad, el ebitda o el capital circulante en las empresas.
Por último, preguntado por el desafío catalán, Rosell ha dicho que "salga quien salga" para formar Gobierno tras las elecciones del 26 de junio, "tiene que sentarse y abrir un diálogo" para solucionarlo. "Se puede encauzar", ha concluido.