Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia mantiene los tipos de interés al 11%, pero no descarta subirlos si la inflación se desboca

El Banco Central de Rusia (BCR) ha decidido en su reunión de este viernes mantener estables los tipos de interés en el 11%, donde permanecen sin cambios desde julio de 2015, aunque ha subrayado su disposición a subirlos en caso de que se "amplifiquen" los riesgos inflacionistas.
En este sentido, el instituto emisor ruso prevé que los precios, que subieron un 12,9% en diciembre, moderen su incremento interanual en el primer trimestre a un rango de entre el 8% y el 9%, desde donde espera que bajen gradualmente hasta situarse por debajo del 7% a principios de 2017 y así cumplir el objetivo de inflación del 4% para finales del próximo año.
No obstante, el Banco de Rusia ha advertido de que el debilitamiento del cambio del rublo añade presiones inflacionistas y provoca un repunte de las expectativas de inflación.
"Si los riesgos inflacionistas se amplifican, el Banco de Rusia no puede descartar endurecer su política monetaria", señaló la entidad presidida por Elvira Nabiullina, que admite un aumento de los riesgos de desviación del objetivo de inflación para 2017.
Por otro lado, el banco central ruso prevé que los precios del petróleo serán entre 2016 y 2017 inferiores a lo pronosticado inicialmente, lo que provocará un nuevo ajuste en la balanza de pagos de Rusia y podría dar como resultado una "considerablemente mayor contracción del PIB en 2016" de lo previsto en el escenario base.
El dato de crecimiento del PIB, de este modo, podría entrar en terreno positivo a lo largo de 2017, aunque la institución cree que el ritmo de crecimiento el próximo año será bajo.