Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P confirma los ratings de Aragón, Andalucía, Extremadura, Galicia y Madrid

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha confirmado este viernes los ratings de las comunidades autónomas de régimen común Andalucía, Aragón, Extremadura, Galicia y Madrid, que siguen estando respaldados por el apoyo de liquidez prestado por el Gobierno central, según ha informado en un comunicado.
En concreto, S&P ha afirmado el rating 'BBB+' con perspectiva 'estable' de Madrid y Galicia, la calificación 'BBB' con perspectiva 'positiva' de Andalucía, la nota 'BBB' con perspectiva 'estable' de Extremadura y el rating 'BBB-' con perspectiva 'estable' de Aragón.
En el caso de Madrid, la agencia destaca que sus cuentas de 2015 fueron "más débiles" de lo que esperaba y señala que, aunque aún prevé que siga reduciendo su déficit entre 2016 y 2018, lo hará a un ritmo más lento de lo previsto, elevando la deuda a niveles muy altos.
Por su parte, cree que Galicia sigue comportándose en línea con lo recogido en su escenario base, lo que refleja su expectativa de una continuada consolidación presupuestaria y una estabilización de la deuda. Además, remarca que se beneficia del apoyo de liquidez prestado por el Gobierno central.
Asimismo, resalta que la elevada deuda de Andalucía limita su solvencia, pero añade que está mejorando de forma gradual su comportamiento presupuestario y que continúa recibiendo acceso a las ayuda de liquidez del Ejecutivo central.
Respecto a Extremadura, también incide en que está cubriendo sus necesidades de financiación con las inyecciones de liquidez del Gobierno del país y piensa que la comunidad seguirá reduciendo su déficit en los próximos dos años, aunque a un ritmo más lento del esperado, debido principalmente a su dificultad para controlar el gasto sanitario.
Por otro lado, espera que las favorables condiciones económicas permitan a Aragón seguir reduciendo su déficit entre 2016 y 2018, aunque de forma más lenta de lo que esperaba tras la revisión de los objetivos de déficit, y prevé que el Gobierno central siga aportando liquidez a la región y cubriendo sus necesidades de endeudamiento.