Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P prevé costes adicionales para la banca que siga operando en Escocia si la región se independiza

Ve "paralelismo" en ciertos aspectos con la situación de Islandia en 2008 dado el gran tamaño de sus activos bancarios respecto al PIB
La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) advierte de que la creación de un nuevo mercado bancario en Escocia en caso de que la región se independice tendría costes adicionales para los bancos escoceses y las entidades británicas que sigan operando en la zona.
"La creación de un nuevo mercado bancario crearía probablemente un potencial coste adicional, y algunos riesgos operativos asociados, por la reconfiguración de sus modelos operativos (plantillas, sistemas y estructurales legales) y sus productos", remarca la agencia de calificación.
En un informe sobre los aspectos que determinarían los ratings de los bancos de una Escocia independiente, S&P subraya que esto dependerá en gran medida de la divisa que adopte el país (la libra esterlina, el euro o una divisa propia) y del tipo de sistema regulatorio que se adopte.
En su opinión, estos costes adicionales serían mayores para todos los bancos que operan en Escocia si no utiliza la libra esterlina, así como para aquellos que quieran cambiar su domicilio o su estructural legal.
"En una Escocia independiente, la elección de la moneda será crucial. En nuestra opinión, tendrá implicaciones en decisiones importantes relacionadas con el sector bancario, como el papel del banco central, el régimen regulatorio o los acuerdos de garantía de depósitos", remarca.
Así, S&P destaca la importancia que tendrá la voluntad y la capacidad del nuevo Estado para apoyar al sistema financiero local, algo que parece "complicado", ya que los activos de un hipotético sistema bancario escocés equivalen al 1.254% del PIB escocés.
PARALELISMOS CON ISLANDIA
En este sentido, la agencia compara este porcentaje con el 492% del PIB al que equivalen en Reino Unido y al 880% del PIB que representaban los activos bancarios en Islandia en 2007, justo antes del colapso de su sistema financiero.
Este tamaño también crea un "posible paralelismo" con la situación de Islandia en 2008 en lo que se refiere al establecimiento de un fondo de garantía de depósitos en caso de adopte una moneda diferente a la libra, ya que es improbable que cuente con financiación suficiente en caso de una quiebra del sistema bancario.
Por otro lado, S&P subraya que la capacidad de financiación de los bancos en los mercados mayoristas dependerá en gran medida de la fortaleza que tenga Escocia como país independiente y su capacidad de financiación.
"Los términos y el grado de acceso a los mercados mayoristas del soberano tienden a influir en el de los bancos y otras empresas domiciliadas en el país", recuerda.