Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P retira la máxima calificación a Finlandia por un entorno económico más débil

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha retirado la máxima nota a Finlandia, al recortar su rating en un escalón desde 'AAA' a 'AA+' con perspectiva 'estable', debido un crecimiento económico más débil en el país que puede lastrar los esfuerzos de consolidación.
En un comunicado, la agencia calificadora recalca que ha revisado a la baja su expectativa de crecimiento de Finlandia debido a los desafíos económicos y estructurales a los que se enfrenta el país y a una demanda externa que sigue siendo débil.
"La rebaja refleja el riesgo de que la economía finlandesa experimente un estancamiento prolongado por su envejecida población y su menor fuerza de trabajo, su débil demanda externa, la pérdida de cuota de mercado global en el sector clave de las tecnologías de la información, la reducción estructural del importante sector forestal y el relativamente rígido mercado laboral", explica.
En este contexto de debilidad económica, Standard & Poor's cree que el país tendrá más dificultades para realizar esfuerzos en materia de consolidación de las finanzas públicas y reducción de la deuda. "El Gobierno ha trabajado de forma constante para implementar las reformas que anunció en su plan estratégico de 2013, pero ha realizado lentos progresos", remarca.
Según los cálculos de la agencia, la economía finlandesa se contraerá cinco décimas en 2014, para después crecer un 0,8% en 2015 y un 1,5% en 2016. Por su parte, el déficit aumentará al 2,7% este año, cuatro décimas más que en 2013, para descender al 2,4% el próximo.
Respecto a la perspectiva 'estable', explica que refleja su opinión de que el país se beneficia de un fuerte sistema político, una economía "saludable y relativamente resistente" y una posición externa neta de acreedor. Además, cree que las reformas estructurales y la consolidación fiscal tienen el suficiente impulso para contener un mayor deterioro de las finanzas públicas.