Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P rebaja a 'estable' la perspectiva del rating de Telefónica por el fracaso de la venta de O2

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha confirmado el rating 'BBB' de Telefónica, pero ha empeorado su perspectiva de 'positiva' a 'estable' debido al impacto que tendrá en sus cuentas el veto de la Comisión Europea (CE) a la venta de su filial británica O2 al grupo Hutchison.
S&P prevé que la compañía registre menos ingresos por ventas de activos en el corto plazo como consecuencia de la decisión de Bruselas, aunque considera que mantiene su postura de reducir su endeudamiento en el corto plazo, para lo cual cuenta con "varias opciones".
En concreto, la agencia hace referencia a la posible salida a bolsa de su filial de infraestructuras Telxius, la potencial venta de activos no estratégicos o participaciones minoritarias, nuevos intentos para vender su participación en O2, emisiones adicionales de bonos híbridos o ajustar la remuneración a los accionistas recurriendo al 'scrip dividend'.
"Prevemos que estas medidas apoyarán positivamente la generación de flujo de caja en el medio plazo", afirma S&P, que añade que, asumiendo el 'scrip dividend' y unos ingresos por ventas de activos de entre 2.000 y 4.000 millones de euros, Telefónica reducirá la deuda lo suficiente para compensar el descenso del Ebitda que provocará la depreciación de divisas en varios países de América Latina.
En este sentido, la agencia espera que la compañía mantenga un comportamiento operativo "positivo" en 2016, excluyendo el impacto negativo de los tipos de cambio, así como una estabilización de las dinámicas de competencia en España que apoyen el crecimiento de los ingresos en el medio plazo.
Asimismo, espera que, dado que la mayor parte de la deuda de Telefónica está denominada en euros, se registre un efecto negativo como consecuencia de la depreciación de divisas en sus métricas crediticias y en su flujo de caja, lo que debería compensarse con la venta de activos.
PERSPECTIVA ESTABLE.
Por otro lado, explica que la perspectiva 'estable' del rating refleja su previsión de que todos sus activos claves seguirán registrando un crecimiento orgánico en divisa local, así como su expectativa de que la política financiera de Telefónica apoyará la reducción de su deuda.
Sin embargo, alerta de que podría rebajar el rating en un escalón si el comportamiento operativo en América Latina es "más débil" de lo que espera o si no busca de forma activa reducir su nivel de endeudamiento para alcanzar los objetivos marcados.
Por el contrario, S&P podría considerar una subida del rating de Telefónica si la operadora logra reducir su endeudamiento más de lo que prevé la agencia y además lo considera "sostenible en el largo plazo", teniendo en cuenta sus políticas financieras y sus previsiones de beneficios.
Con esta decisión, S&P sigue los pasos de Moody's, que confirmó el rating 'Baa2' de Telefónica, pero empeoró su perspectiva de 'estable' a 'negativa' como consecuencia de la decisión de Bruselas. Fitch, en cambio, afirmó la pasada semana que el veto de Bruselas no afectará al rating de la operadora española, situado en 'BBB+' con perspectiva 'estable'.