Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P opina que la intervención del MEDE puede implicar pérdidas para todos los acreedores de bancos rescatados

La propuesta de los líderes europeos de utilizar los fondos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para recapitalizar directamente a los bancos en apuros podría resultar más beneficiosa para los 'ratings' soberanos que para los de las propias entidades, señala la agencia Standard & Poor's, que advierte de que, además, podría hacer que los bancos no sólo incurran en impagos frente a los tenedores de deuda subordinada, sino incluso ante aquellos poseedores de deuda senior.
"La intervención directa del MEDE con el ánimo de minimizar los costes para los contribuyentes podría, por ejemplo, requerir que los bancos receptores incurran en impagos no sólo respecto a su deuda subordinada, sino posiblemente incluso en aquella no subordinada", apunta la agencia de medición de riesgos.
Asimismo, S&P asegura que no está claro si el MEDE prestaría a los acreedores senior de las entidades rescatadas un respaldo semejante al prestado en e pasado por los gobiernos europeos cuando utilizaban sus propios fondos.
"La propuesta de la Comisión Europea de un marco común para liquidar entidades bancarias, uno de los elementos de su propuesta de unión bancaria, podría de hecho hacer menos probable este apoyo gubernamental", advierte la agencia.
Por otro lado, el análisis de S&P señala que la recapitalización directa de los bancos en problemas a través del MEDE podría ser más positivo para los ratings soberanos que para los de las propias entidades, aunque reconoce que aún falta por conocer los detalles de estos planes.
"La mutualización de los costes de recapitalización a través del MEDE podría ayudar a estabilizar los ratings de los gobiernos que reciban apoyo porque evitarían incrementar su deuda", indicó Stefan Best, analista de S&P.
En este sentido, este efecto estabilizador sobre la nota de solvencia de un emisor soberano podría propagarse hasta la calificación del banco en casos en los que la solvencia del emisor soberano dificultara su capacidad de prestar aporo a las entidades.