Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P mantiene el rating de Italia un escalón por encima del 'bono basura'

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha confirmado el rating 'BBB-' con perspectiva 'estable' de Italia, un escalón por encima de la categoría de grado de especulación, también conocida como 'bono basura', a pesar de reconocer que la economía italiana "sigue recuperándose".
Así lo ha indicado la calificadora en un comunicado en el que ha rebajado las previsiones de crecimiento del PIB del país transalpino hasta 1,1% en 2016 y un 1,3% en 2017, desde el 1,3% para 2016 y el 1,4% en 2017 anterior.
"El rating de Italia está limitado por el débil rendimiento del PIB italiano, lo que provoca un debilitamiento en la sostenibilidad de las finanzas públicas", indica S&P, que añade que la "vasta" deuda del Gobierno también pesa sobre la calificación del país trasnalpino.
En su análisis, S&P explica que el rating de Italia se ve respaldado por una economía "rica y diversificada" y por su posición exterior, y destaca que el Gobierno está implantando "gradualmente" importantes reformas estructurales.
Además, considera como "positivas" las recientes iniciativas de apoyo a la banca italiana para reducir la gran cantidad del préstamos morosos, un 18,2% del total en febrero de 2016, según los datos de Banca d'Italia, aunque advierte de que su tamaño es "limitado".
En este sentido, el pasado 12 de abril el sector financiero italiano llegó a un acuerdo para el establecimiento de un fondo de inversión alternativo denominado 'Atlante', dotado con entre 5.000 y 6.000 millones de euros con el objetivo de ayudar al saneamiento de la banca italiana y contribuir a su reestructuración.
Respecto a la perspectiva estable, la calificadora de riesgos indica que refleja su previsión de que el Ejecutivo italiano continúe implementando reformas presupuestarias y estructurales amplias que puedan estabilizar el "muy alto" nivel de deuda.