Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P rebaja su previsión de crecimiento para España en 2016 y 2017

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha revisado una décima a la baja sus expectativas de crecimiento para la economía española en 2016 y 2017, cuando prevé que el PIB crecerá un 2,6% y un 2,3%, respectivamente.
En cuanto a la evolución de los precios, la agencia espera que se mantendrán estables este año, lo que supone una drástica revisión a la baja de su anterior proyección de un alza del 1,1%, mientras que para 2017 prevé un repunte del 1,1%, tres décimas menos de lo calculado previamente.
A pesar de esta revisión a la baja de sus previsiones de crecimiento para España, la agencia se ha mostrado más optimista sobre la evolución del mercado laboral y prevé que la tasa de paro cierre 2016 en el 19,9%, frente a la anterior expectativa del 20,7%, mientras que en 2017 bajaría al 18,5%, por debajo del 19,4% estimado previamente.
La agencia tiene en cuenta "la caída en picado" de las condiciones financieras al comienzo del año, el crecimiento más lento de los países emergentes, especialmente en el caso de China, así como probablemente en EEUU en la segunda mitad del año, mientras que la recuperación de la zona euro se apoya "en un único motor", la demanda de los consumidores.
De este modo, S&P ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento para la zona euro, que crecerá este año un 1,5%, frente al 1,8% estimado anteriormente, mientras que en 2017 la expansión de la región será del 1,6%.
En el caso de la inflación, los economistas de S&P han realizado una mayor rebaja al situar su expectativa para este año en el 0,4%, frente al 1,1% anterior, mientras que en 2017 los precios subirán un 1,4% interanual.
Por su parte, la tasa de desempleo de la zona euro seguirá la senda descendente de los últimos años, lo que permitirá reducir la tasa de paro al 10,2% en 2016 y al 9,7% en 2017.
"Seguimos pensando que los fundamentos subyacentes de la recuperación son más resilientes que lo sugerido recientemente por los mercados financieros, pero no tanto como para devolver al crecimiento a la senda anterior a la crisis", apunta S&P.
Asimismo, la agencia subraya que las medidas del banco central están teniendo "un impacto decreciente" sobre las perspectivas de inflación y crecimiento, en parte debido a que "algunas batallas que tratan de luchar están más allá de su alcance" y la ausencia de apoyo por parte de los gobiernos mediante reformas estructurales para impulsar la competitividad y la eficiencia de los mercados laborales.