Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sabadell apoya que la banca atrapada en Pescanova controle su gestión con un socio industrial

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, se ha mostrado partidario de que la banca atrapada en Pescanova controle la gestión de la pesquera gallega, en alianza con un socio industrial, con el fin de intentar dar continuidad a la firma y recuperar el máximo de deuda posible.
Así lo ha manifestado en la presentación anual de resultados de la entidad catalana, en la que ha evitado valorar la gestión actual de la multinacional gallega, aunque sí ha apoyado la posibilidad de que la banca acreedora pueda hacerse con la gestión, con el apoyo de un socio industrial.
Las siete entidades que integran el extinguido 'steering committee' (Sabadell, Bankia, Popular, Caixabank, Novagalicia, BBVA y Santander), han mantenido varios encuentros para analizar la situación de la pesquera, a los que también han asistido representantes de HSBC, Deutsche Bank y Rabobank.
Aunque en principio la intención de la banca acreedora no es ser propietaria de la pesquera, no se descarta que lleve a cabo una inyección de capital si las otras dos ofertas que están encima de la mesa, las que lideran Damm y el fondo Centerbridge, no prosperan ante su negativa de rebajar la quita de deuda, según han informado a Europa Press en fuentes conocedoras de la situación de la pesquera.
En principio, la oferta de los fondos Centerbridge y Blue Crest sería más atrativa para la banca, ya que cuenta con el apoyo de algunas entidades extranjeras e incluye una inyección de capital de hasta 300 millones de euros, 50 millones más que la de Damm, con una quita de deuda de entre el 70% y el 80%.
Por su parte, la propuesta inicial de Damm, junto con los fondos Luxempart, KKR y Ergon Capital, que contó con el respaldo del consejo de administración del 11 de diciembre, eleva la quita al 85%, lo que supondría 'perdonar' unos 3.000 millones de euros a la gallega, algo a lo que banca no está dispuesta.
No obstante, según han señalado, la propuesta que se contemple en el convenio debe contar con el respaldo del 51% de los acreedores, tras el visto bueno de la administración concursal y del juez.