Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sacyr contempla extender los tres años de mantenimiento del nuevo Canal de Panamá

Sacyr contempla extender el periodo inicial de tres años que, según el contrato, se quedará realizando labores de mantenimiento en la ampliación del Canal de Panamá una vez que se inaugure el próximo 26 de junio.
"Tenemos tres años de mantenimiento, pero nos piden más", indicó el jefe del proyecto, José Peláez, en referencia a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).
Por el momento, el consorcio liderado por Sacyr que se ha encargado de construir las nuevas esclusas de la vía interoceánica ha estado formando al personal de este organismo sobre su funcionamiento.
"Hemos entrenado al personal de la ACP durante todo este año", indicó el directivo durante la presentación de la obra, una de las mayores de la ingeniería civil y ya terminada tras casi siete años de trabajo.
Sacyr y sus socios del consorcio (la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la local Cusa) entregarán el próximo martes, 31 de mayo, el nuevo Canal a Panamá.
La posible extensión de las posteriores labores de mantenimiento del grupo español en el Canal se enmarca en su voluntad de seguir trabajando en el país centroamericano.
Como parte de esta disposición, la compañía que preside Manuel Manrique compite actualmente por construir un nuevo puente que cruce el Canal.
Panamá tiene actualmente en marcha un plan de infraestructuras por 19.000 millones de dólares, del que en los próximos meses prevé licitar y adjudicar obras, entre las que figura dicho puente, por unos 4.000 millones de dólares.
Además de por eventuales nuevos proyectos y por las labores de mantenimiento, la relación del consorcio de Sacyr y la autoridad del Canal se extenderán unos años más.
Se trata del tiempo que lleve la resolución de las reclamaciones por sobrecostes que Sacyr y sus socios han planteado durante la construcción del Canal, que actualmente ascienden a unos 3.000 millones de dólares. Su resolución, en las tres instancias sucesivas que prevé el contrato, puede extenderse hasta 2020.
Sacyr confía en que al menos la mitad de estas reclamaciones se solventen a favor del consorcio. De esta forma, la firma podrá revertir las provisiones de 500 millones de euros que ha realizado por el proyecto y evitar que le suponga pérdidas.
EL GRUPO SALDRÁ BIEN.
"De las que ya se han resuelto, la mitad han sido favorables. Si la tónica es similar, el grupo saldrá bien", manifestó Manrique, quien aseguró que las relaciones del consorcio con la ACP son "maravillosas y modélicas".
"Todo acabará bien para Sacyr, el resultado será satisfactorio para todo el mundo", aseguró su presidente durante la visita a las obras terminadas.
Según datos del grupo, la obra ha supuesto un coste final de 5.581 millones de dólares, un 74% más respecto al importe de 3.192 millones al que Sacyr y sus socios se lo adjudicaron en julio de 2009.
La diferencia entre los dos importes constituye el monto que el consorcio contratista reclama, que puede aún incrementarse, pese a haber concluido los trabajos.
PUESTA A PUNTO FINAL.
Por el momento, el consorcio trabaja en dar los últimos remates para que el nuevo canal esté listo para su inauguración el 26 de junio.
"Todo va mejor de lo previsto, se está dando ya el ajuste fino a la obra", destacó Manrique durante la visita.
El nuevo Canal lo estrenará un buque chino, que ya pagará el peaje de casi un millón de dólares que cuesta pasar por el canal a los cargueros de mayores dimensiones. En el caso de los grandes cruceros, el precio asciende a 2 millones de dólares.